La ex presidenta Cristina Kirchner dijo hoy que su procesamiento en la causa Los Sauces, ordenado hoy por el juez federal Claudio Bonadío, se hizo “desde las dependencias del Poder Ejecutivo en Comodoro Py”, a la vez que se declaró víctima de un “montaje mediático-judicial”.

Cristina recurrió a su cuenta de Twitter para defenderse de la acusación judicial y para atacar a su sucesor, Mauricio Macri, a quien aconsejó “no “tratar de golpistas a los que piensan que las políticas de este Gobierno son equivocadas”.

“Bonadío, desde las dependencias del Poder Ejecutivo en Comodoro Py -y a quien Mauricio Macri obviamente no considera mafioso-, dicta el segundo procesamiento por asociación ilícita contra CFK”, dice uno de los mensajes de la ex presidenta.

Bonadio procesó a la ex presidenta y a sus hijos, Máximo y Florencia, a quienes también les prohibió salir del país al considerarlos jefes de una asociación ilícita para conformar la sociedad Los Sauces y recibir dinero de empresarios beneficiados con obras públicas durante el kirchnerismo.

“Ahora –como la situación económica empeora- le agrega a hijos, escribanos, contadores, y al mismo tiempo y en la misma resolución donde ordena los procesamientos, Bonadío se declara incompetente!! ¿Y con el expediente qué pasó? Se lo mandó a Ercolini, que en el 2011 ordenó el sobreseimiento en idéntica causa”, sostuvo.

Cristina señaló que “la gravedad de la situación que aflige a millones de compatriotas por el desastre económico y social que este Gobierno está provocando, sumado al desamparo que están sufriendo numerosas provincias argentinas inundadas, no se soluciona con montajes mediático-judiciales”.

En el plano estrictamente político, y al margen de los expedientes judiciales, Cristina cuestionó la marcha realizada el primero de abril “a favor de la democracia” y criticó a “los medios y la prensa adicta” por considerarla “masiva”, ya que “no pudieron mostrar ni una sola foto panorámica” del evento.

Asimismo, se ocupó de cuestionar al presidente Macri por “amenazar a todos los que piensan diferente a él o no hacen lo que él quiere”, y aconsejó a “alguien de la Alianza Cambiemos” que le advierta que “gobernar no es manejar titulares de diarios o zócalos de noticieros”.

“Gestionar no es armar puestas en escena, ni tratar de golpistas a los que piensan que las políticas de este Gobierno son equivocadas, ni perseguir judicialmente y espiar desde los organismos de inteligencia del Estado a los opositores y sus familias”, sostuvo.

Cristina sumó hoy una nueva derrota en el campo judicial al ser procesada en la causa Los Sauces, que se agrega al expediente por el dólar futuro y a otro por el direccionamiento de la obra pública en beneficio de del empresario Lázaro Baez.

Para Cristina, la manifestación del 1° de abril “según la policía de la Ciudad no superó las 25.000 personas”, y trazó una comparación con las manifestaciones opositoras de marzo al sostener que éstas “fueron transmitidas a través de drones –como acostumbra un conocido portal de noticias- confirmando la magnitud de las mismas”.

Posteriormente, según la ex mandataria, “los mismos medios que calificaron como ‘masiva’ la marcha del sábado, anuncian ‘relanzamiento’ de un Gobierno que con sus políticas hundió la actividad económica a niveles que creíamos haber dejado en el pasado, y arrojó a millones de compatriotas a la desesperanza y la desesperación, o a la incertidumbre sobre el porvenir”.

“El mismo día, Mauricio Macri, que no puede distinguir entre ser Presidente de un país o ser Presidente de cualquier otra cosa, en un acto público desde el Salón Blanco de la Casa Rosada amenaza a todos los que piensan diferente a él o no hacen lo que él quiere, y a los trabajadores les exige ser más “flexibles”. Y trabajar también hasta los sábados y domingos”, completó.

Dejar una respuesta