El Gobierno espera que en las próximas horas llegue la confirmación de la fecha del encuentro entre Donald Trump y Mauricio Macri. La reunión de los presidentes está prevista para el 27, o 28 de este mes y así, después de esa cumbre el Gobierno definirá quién reemplaza a Martín Lousteau de una lista de nombres en danza que, seguramente, irá engordando cada día.

Si bien la Cancillería no se muestra incómoda con la renuncia de Lousteau para seguir con la agenda de la cita, todavía en el Gobierno no se digiere la sorpresa por la manera y el momento que eligió el exfuncionario para retirarse del cargo.

Aceptada la carta de renuncia, su informe de gestión y las recomendaciones que le dejó el economista a Macri, ahora esperan que complete pronto los trámites de rigor y abandone la Embajada argentina en Washington, con casi un ultimátum que le habría dado Susana Malcorra.

Lousteau regresará entonces a Estados Unidos y emprenderá la mudanza a la Argentina, mientras mantiene la intriga sobre si formalizará una candidatura para las elecciones de este año (ver nota aparte).

La idea del Gobierno por ahora es seguir trabajando en la agenda de la reunión de Macri con Trump y recién después definir el reemplazo del saliente embajador.

La ronda de nombres posibles incluye desde Alfonso Prat Gay, el ministro Francisco Cabrera (en una movida que llamaría “salida elegante” del Gobierno) hasta Paula Bertol o Fulvio Pompeo.

“Estaba interesado en continuar su carrera política”, dijo la canciller y reconoció que “estas cosas son difíciles de manejar. Él optó por hablarlo primero con el Presidente, que es el jefe de todos nosotros. Así que no tengo una reserva”, dijo ante las radios la funcionaria y confió que “me hubiera gustado saberlo antes”.

En alusión a la visita de Macri a Trump y la renuncia mediante, Malcorra dijo que “no es nada terriblemente grave, pero uno tiene que planificar algunas cosas y a eso estoy abocada ahora”.

En otro sentido, acerca de quién será el reemplazante del saliente embajador, la ministra sostuvo que “es algo que tengo que sentarme, hablar con el Presidente, ver opciones. El perfil tiene que condecirse con las demandas y necesidades que tiene una embajada como en la que está en Estados Unidos” y apuntando al exministro Prat Gay, consideró que “Alfonso es un amigo, un excolega a quien respeto mucho, pero no voy a hacer una disquisición en ese sentido”.

Si bien entre los allegados a Lousteau sostienen que la relación del economista con Macri no se resintió, es evidente la molestia y la sorpresa que causó su viaje a Buenos Aires con carpeta en mano para dejar el cargo. Esa molestia también se tradujo en socios de la alianza Cambiemos que ven “poco probable” que la agrupación de Lousteau se integre a la coalición gobernante en la Ciudad de Buenos Aires (ver nota aparte).

Dejar una respuesta