El Banco Central (BCRA), en línea con lo esperado por el mercado, no introdujo cambios en la tasa de Política Monetaria y la mantuvo en el 26,25%, nivel en el que se mantiene desde el pasado 11 de abril pasado.

“Las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA confirman que la inflación de abril se situó en un nivel más alto que el compatible con el sendero buscado para esta época del año, mientras que sugieren que en mayo la economía retoma el proceso de desinflación”, sostuvo esta tarde el ente monetario al argumentar la decisión de mantener las tasas.

La entidad que conduce Federico Sturzenegger, si bien reconoce que “las expectativas se mantienen por encima de las metas de inflación de la autoridad monetaria para 2017 (12- 17%) y para 2018 (8-12%)”, proyecta que después del pico alcanzado por los precios en abril, “la tendencia hacia la desinflación se asentará durante el presente mes de mayo”.

Así lo afirma al señalar que “las estimaciones y los indicadores de alta frecuencia de fuentes estatales y privadas monitoreados por el BCRA confirman que la inflación de abril se situó en un nivel más alto que el compatible con el sendero buscado para esta época del año, mientras que sugieren que en mayo la economía retoma el proceso de desinflación”.

En el comunicado de prensa recuerdan los resultados arrojados la semana pasada por el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), elaborado por analistas privados bajo la coordinación del Central, según el cual las expectativas de inflación para todo 2017 disminuyeron del 21,2% estimado en marzo al 21% proyectado en abril.

El BCRA recordó también que “la inflación esperada para los próximos 12 meses cayó de 18,9% a 17,9% para el nivel general y de 17,3% a 16,2% para el núcleo. Para 2018, la inflación esperada descendió de 15,0% a 14,6% para el nivel general del IPC-GBA y se mantuvo en 13,0% para su componente núcleo”, siempre de acuerdo con el REM.

Por otra parte, la entidad indicó que “en septiembre de 2016, durante el lanzamiento del esquema de metas de inflación, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció que utilizaría el IPC Nacional como índice de referencia a partir del inicio de su publicación”.

La semana pasada, justamente, el Indec anunció que a partir de julio publicará un IPC Nacional, por lo que “el BCRA empalmará este índice con el IPC-GBA para el período en que aquel no estaba disponible”, dijo el comunicado.

Según el ente monetarios los analistas que participan en el REM creen que el comportamiento del nuevo IPC Nacional será similar al IPC-GBA.

Asimismo, la autoridad monetaria reconoce y recuerda en su comunicado que “ha realizado un endurecimiento de la política monetaria, a través de operaciones de mercado desde principios de marzo y un aumento de la tasa de política monetaria el 11 de abril”, la última registrada como se señala más arriba.

“El BCRA procurará manejar las condiciones de liquidez a los fines de asegurar que el proceso de desinflación se encauce, quedando listo para actuar nuevamente en caso de ser necesario”, asevera el texto difundido esta tarde.

“Como resultado de toda la información disponible, el BCRA decidió mantener inalterada su tasa de política monetaria, el centro del corredor de pases a 7 días, en 26,25%. El Banco Central seguirá manteniendo un claro sesgo anti-inflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo de una inflación entre 12% y 17% durante 2017”, concluyó el comunicado.

Dejar una respuesta