La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, salió de la Casa de Gobierno provincial en la madrugada de hoy, al cesar las protestas que un grupo de manifestantes de la “asamblea pública por educación, salud, justicia y salarios” que bloquearon el acceso a la sede gubernamental desde la mañana del lunes.

Kirchner, quien mantuvo reuniones con funcionarios y legisladores en momentos en que se le reclama diálogo y explicaciones por la crisis que afronta la provincia, se retiró cerca de las 5.30 por la salida lateral del edificio gubernamental que da a la calle Comodoro Rivadavia de Río Gallegos.

El fiscal Gustavo Cima se presentó cerca de la medianoche en la sede gubernamental y luego de una media hora salió para intentar un diálogo con los manifestantes que reclamaban la presencia de la gobernadora.

Cima se comprometió a transmitir los reclamos a la gobernadora y unos 45 minutos después se retiró del lugar entre insultos, flanqueado por la Policía.

Este lunes, los accesos y salidas de la casa de Gobierno provincial fueron bloqueados, como ocurrió hace poco más de un mes atrás, cuando la gobernadora logró salir del asedio en horas de la madrugada.

Dos semanas atrás, un grupo de manifestantes intentó ingresar a la residencia de la gobernadora, lo que motivó la puesta en marcha de un operativo de seguridad organizado por el gobierno nacional.

Los manifestantes, además de repudiar la situación que vive Santa Cruz, distrito en el que la prestación de servicios públicos básicos como la educación, la salud y la administración de justicia se encuentran paralizados, piden salarios mínimos de $ 20.500, juicio político a la gobernadora y que la exmandataria Cristina de Kirchner sea declarada persona no grata, entre otras reivindicaciones.

Cuatro madres ingresaron temprano con la intención de ser atendidas en audiencia por la gobernadora, quien ayer a las 10:30 recibió a dos legisladores nacionales por la Unión Cívica Radical de Santa Cruz que se comprometieron a colaborar con el gobierno provincial para gestionar los créditos que necesita para hacer frente a los pagos de salarios atrasados de la administración pública.

El senador nacional Alfredo Martínez informó a los manifestantes que de la audiencia, a la que asistió con el diputado nacional Héctor Roquel, también participaron los representantes del Frente para la Victoria: las senadoras Virginia García y Ester Labado y el diputado nacional Mauricio Gómez Bull.

La audiencia se realizó con jubilados, docentes y empleados públicos en las afueras de la sede del Ejecutivo.

“La gobernadora nos convocó para plantearnos los problemas de la provincia para acceder a créditos que otras consiguieron”, dijo Martínez, quien remarcó que Nación está dispuesta a ayudar a Santa Cruz “en la medida que haya reciprocidad por parte de la provincia” al reclamo de reducción gradual del déficit, que este año escalará a uno $5.700 millones.

En ese sentido, el Gobierno decidió en las últimas horas ampliar de $300 a $400 millones el anticipo mensual de coparticipación, lo que le permitiría a la provincia descomprimir parte de la asfixia financiera.

Dejar una respuesta