El presidente Mauricio Macri participó esta tarde en la inauguración del Sanatorio San Francisco de Asís del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) en el barrio porteño de Mataderos, donde recorrió las instalaciones y saludó al personal médico. Además brindó un discurso junto a Ricardo Pignanelli, el titular del gremio.

El jefe de Estado, dijo que espera que “cuando pasen los tiempos electorales nos podamos sentar más dirigentes con responsabilidades alrededor de una mesa” para impulsar mejoras en el ámbito laboral. También destacó el convenio firmado con empresarios y gremios para llegar a la producción de un millón de automóviles para 2023.

Mientras hablaba ante cientos de afiliados, el mandatario fue abucheado por muchos de los presentes, que demostraron así su descontento con las declaraciones sobre la situación del país. La mayor tensión se produjo cuando Macri destacó la importancia de “haber puesto el país en marcha otra vez, que hace siete meses se genere trabajo formal”, y mencionó el objetivo del millón de vehículos. A su lado, el secretario Pignanelli buscaba apaciguar los ánimos.

“Espero que cuando pasen los tiempos electorales nos podamos sentar más dirigentes con responsabilidad alrededor de una mesa para eliminar trabas y generar condiciones para que cada familia tenga más oportunidades de desarrollarse a partir del propio trabajo”, subrayó también Macri.

Dejar una respuesta