En un año, la deuda total de las provincias, o subsoberana, tuvo un desmesurado crecimiento: en el primer trimestre de 2017, en relación con el mismo período del año anterior, aumentó un 60,2%, es decir, que que su costo se disparó entre 115 y 118% en igual plazo, según se consideren los desembolsos para pagar intereses y amortizaciones o sólo los intereses.

Según estimaciones de la consultora Economía & Regiones, el pasivo total trepó a $ 507.596 millones, tras aumentar en $ 190.843 millones en el último año. En tanto, significa el 56% de la deuda emitida por el Banco Central en Letras (Lebac). El gasto en intereses se duplicó, al ascender de $ 4540 millones a $ 9895 millones, y su costo total pasó de $ 7975 millones a $ 16.966 millones, creciendo en igual proporción.

“De esta manera, los servicios totales de deuda subsoberana alcanzaron los $ 26.861 millones en el trimestre, creciendo un 115% interanual y llegando a representar un 9,1% del total de ingresos corrientes netos de estos distritos, es decir, aun por debajo del límite del 15% establecido por el artículo 21° de la ley de responsabilidad fiscal”, indica el informe de la consultora.

El incremento proviene de la continua colocación de bonos de deuda por la reinserción del país en el mercado internacional de capitales. En tanto, la medición interanual demuestra que el stock total de títulos públicos, incluyendo los de moneda local, se amplió en $ 142.244 millones, lo que indica una suba del 89,7% en el último año.

En los tres primeros meses de 2017, se registra que la deuda provincial aumentó a $ 71.919 millones, lo que implica un ascenso del 114% respecto de lo emitido en el mismo período del año anterior y del 103% en comparación con el trimestre previo (el último de 2016).

Los analistas sostienen que la dinámica que está tomando el endeudamiento ya es “preocupante”. “En general, esta deuda va a cubrir gasto corriente. O, para decirlo más simple: hay provincias que se endeudan para pagar sueldos. Así compran tiempo, pero no mejoran la economía ni atacan su problema fiscal. Cuidado: pasó lo mismo hasta ahora con la Nación .Y el problema es que el final siempre es el mismo: cuando los prestadores salen de los títulos se genera un efecto estampida que hunde la paridades y cierra la puerta a nuevas deudas. Entonces estalla una nueva crisis”, alerta Miguel Arrigoni, presidente de First Corporate Finance Advisors.

La provincia de Buenos Aires lidera el proceso de endeudamiento, acompañada por la ciudad de Buenos Aires y Córdoba, donde se destaca una expansión del 100,4% de la deuda en dólares, en contraposición, a otra del 49,8% de los pasivos en pesos. Asimismo, se detecta una disminución del 34,5% de los pasivos en dolares al irse amortizando los bonos de este tipo y tender a ser “reemplazados por titulos en dólares”. De hecho, los bonos de deuda en moneda extranjera sumaban ya US$ 17.234 millones al final del primer trimestre, “lo que implica que cada punto de devaluación del peso incrementa en $ 2656 millones el stock de deuda subnacional”, advierte el informe.

Dejar una respuesta