Desde esta madrugada, más de un millar de gendarmes y policías federales realizan allanamientos en la villa 1-11-14, en el barrio porteño del Bajo Flores, con el objetivo de capturar miembros de bandas narcos, tras trabajos previos de inteligencia que se llevaron adelante durante varios meses. Hasta el amanecer ya hubo 90 operativos, al menos 10 detenciones, y el secuestro de una granada y ametralladoras.

El megaoperativo que se extendió por la villa porteña se inició alrededor de las 4, cuando mil agentes de Gendarmería, apoyados por otros 1200 efectivos policiales, ingresaron a los distintos pasillos.

El procedimiento sorpresivo es producto de investigaciones de inteligencia realizadas por la Gendarmería y hoy permitió actuar con datos precisos, por orden del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°12, a cargo de Sergio Torres. Las primeros datos señalan que habría 10 arrestados y ninguno de ellos se habría resistido.

Dentro de los domicilios allanados, se incautó una importante cantidad de panes de marihuana, balanzas y otros elementos necesarios para la producción y venta de droga.

Hasta el momento, se llevaron a cabo al menos 90 allanamientos en domicilios relacionados a narcotraficantes en el denominado “sector de los paraguayos”. El proceder de los uniformados fue marcar con aerosol cada una de las casas a las que iban a entrar y después, ingresar en cada una de ellas en busca de sospechosos y drogas.

Los efectivos de Gendarmería, la Policía Federal, Prefectura y el GEOF son acompañados por un helicóptero y drones. El mega-operativo sobre esta villa de gran extensión y pasillos irregulares seguía durante el transcurso de la mañana.