Por orden de la Justicia, fueron exhumados los restos de Carlitos Menem, el hijo del ex presidente de la Nación, que falleció en el año 1995. El objetivo es comprobar su identidad y verificar si fueron profanados. Los primeros resultados comprobaron que no había balas ni esquirlas en el cuerpo, aunque aún resta conocerse el examen de ADN.

“Carlitos” (como lo llamaba su padre) murió a los 26 años el 15 de marzo de 1995 cuando el helicóptero que piloteaba se precipitó y se estrelló en la localidad bonaerense de Ramallo. En el procedimiento interviene el Equipo Argentino de Antropología Forense junto a expertos de la Morgue Judicial.

El juez federal Carlos Villafuerte Ruzo, a cargo de la causa, busca determinar si el cuerpo del joven fue profanado para ocultar la verdadera causa de muerte, como denunció su madre y ex esposa de Carlos Saúl Menem, Zulema Yoma, que siempre creyó que su hijo fue víctima de un atentado, aunque la Justicia lo atribuyó a un accidente. El hecho ocurrió poco antes de los comicios en los que Menem fue reelecto a la presidencia argentina.

Diego Storto, abogado de Yoma, indicó que: “Se va hacer un cotejo de ADN de los restos, en concreto el cráneo y algunas partes del cuerpo, con las muestras de Zulema Yoma y Carlos Saúl Menem para saber si el cuerpo enterrado es de Carlitos”. Las muertes en diversas circunstancias de 13 testigos de la causa y la falta de peritaje al helicóptero, entre otros hechos sospechosos ocurridos en el curso de la investigación, alimentaron la teoría de Yoma de que su hijo murió en un atentado.

El juez Villafuerte Ruzo había resuelto en primera instancia que se trató de un accidente, pero Yoma apeló y llegó hasta la Corte Suprema, que en 2004 dio por cerrado el caso. Sin embargo, la madre de “Zulemita” llevó su reclamo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos con la intención de impulsar una nueva investigación.

Dejar una respuesta