El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que el gobierno evitó que el país cayera en una “gran crisis” a causa de las políticas fallidas implementadas durante la administración kirchnerista y subrayó que la economía comenzó a recuperarse en los últimos meses.

“Estamos en el cuarto trimestre de crecimiento, de un crecimiento desparejo, pero en el que doce de los quince principales sectores económicos mostraron signos de recuperación durante el primer trimestre de este año”, dijo este mediodía Frigerio al participar del 34to. Congreso Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

Ante un auditorio compuesto por más de medio millar de ejecutivos de finanzas y hombres de negocios que participaron de la primera jornada del congreso, Frigerio -quien adelantó su presencia por cuestiones de agenda ya que inicialmente estaba previsto para mañana su exposición- enumeró las acciones desarrolladas por el Gobierno desde diciembre de 2015 a la fecha.

El ministro dijo que el actual crecimiento es “sustentable” y que se basa en el crecimientos de las exportaciones y la inversión.

También enfatizó que en “los primeros meses de este año ya hemos recuperado los 110.000 empleos que se perdieron al final del gobierno kirchnerista y en los primeros difíciles meses de nuestro gobierno”.

Al comienzo de su exposición, el ministro defendió la gestión económica que lleva adelante el Gobierno al sostener que “nosotros no elegimos la vía de gradualismo, sino que ésta fue una imposición de la realidad”.

“Hay que tener en cuenta que todos los cambios que se realizan en Argentina requieren de la búsqueda de consensos y eso demanda, lógicamente, más tiempo” para su ejecución, enfatizo Frigerio al describir el cuadro político que encontró la administración de Mauricio Macri.

El titular de la cartera política subrayó que “evitamos en nuestro gobierno que se produjera una gran crisis” a causa de las políticas fallidas instrumentadas durante los gobiernos kirchneristas.

Esta situación -a criterio de Frigerio- “tiene la desventaja de que es más difícil de explicarle a la sociedad todo lo que estamos haciendo” porque lo que hicimos fue evitar que se produjera “una gran crisis”.

En ese marco enumeró como logros la posibilidad de “ordenar la economía, integrarnos al mundo y recuperar el crédito”, entre otras cuestiones.

Dijo que “estamos transitando un camino gradual para lograr el equilibrio de las cuentas públicas” y “también recuperamos un Banco Central independiente y creíble”. A eso se sumó recuperar “una obra pública que estaba parada, llena de deuda y que la gente asociaba con la corrupción”. En otro tramo de su exposición repitió que para el Gobierno “la inflación es un tremendo problema”.

Respecto a la política de endeudamiento, Frigerio dijo que “no hay magia” en este tipo de temas: “cuando un país tiene déficit fiscal como la Argentina hay sólo dos formas de financiarlo, con emisión monetaria como lo hacia el gobierno anterior o con deuda”.

“Por eso este gobierno decidió financiarlo con deuda, pero con un endeudamiento más barato”, sostuvo el funcionario, quien remarcó que “solo por el diferencial de tasa (de la nueva deuda) ya hemos podido cubrir todo lo que debimos pagar para salir del default”.

No obstante, Frigerio reconoció que “si no bajamos todos los años la dependencia del financiamiento externo, vamos a estar haciendo mal las cosas”.

En el tramo final de su discurso, Frigerio enfatizó que el Gobierno lo qu está planteando “es un proyecto serio, de largo plazo, como hace décadas no existe en la Argentina”.

El ministro dijo que es “un proyecto que no tiene atajos” y que las batallas que se llevan adelante no sólo son de corte económico sino también cultural.

Dejar una respuesta