El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quedó en la mira de la justicia por los aportes que habrían realizado para sus campañas Odebtrecht, junto a Techint y Caputo.

Las transferencias se habrían concretado a través del pago de servicios a la empresa Barbara Diez BAG, de la esposa de Larreta, una famosa organizadora de casamientos que días atrás fue echada por Lionel Messi, disconforme con su propuesta para la boda que realizará en su Rosario natal el mes próximo.

Según reveló el sitio #ElDatoClave, para la justicia existen indicios que marcan que existió sobrefacturación en eventos corporativos organizados por Diez para Odebrecht y Techint en Buenos Aires durante el 2015, entre otros mecanismos.

La fiscalía especializada en lavado de activos considera que la casa matriz de Techint Argentina tiene responsabilidad en el negocio del reparto de obras públicas, en sociedad con la constructora brasileña que está en el ojo de la tormenta judicial desde hace un año. Y la CABA no es una excepción.

Otro de los grandes empresarios generoso con dirigentes y candidatos –principalmente provinciales- es Nicolás Caputo, el amigo de la infancia y socio del presidente Mauricio Macri. Las mismas fuentes judiciales que investigan la red de sobornos con las que las grandes empresas ganan licitaciones con procesos truchados en la Capital y en algunas provincias indicaron que Caputo está bajo la lupa y podría ser denunciado en los próximos días.

La Justicia investiga puntualmente negocios registrados entre Caputo y la firma “Cabaña Santa Sergia SA Rural e Inmobiliaria”, cuyo presidente es Augusto Sebastián Rodríguez Larreta y en cuyo directorio aparecen como titulares Adela Asunción Rodríguez Larreta, Bárbara Diez, Mariano Rodríguez Larreta y Augusto José Rodríguez Larreta, todos con domicilio en Corrientes 378, piso 2 de la Ciudad de Buenos Aires.

Caputo no paró de ganar licitaciones durante 2016 bajo la administración de Mauricio Macri, a pesar de que el actual presidente había manifestado en campaña que le pediría a su amigo personal que no participe de las mismas.

En tan sólo una semana de marzo el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires adjudicó tres contratos para realizar obras para la refacción de escuelas a la empresa constructora SES SA, propiedad en un 50% de Caputo.

La primera preadjudicación fue publicada en el Boletín Oficial porteño el lunes 7 de marzo (Licitación Pública 852 SIGAF) y era para realizar “mantenimiento integral” en las escuelas de la Comuna 5 (Almagro y Boedo) por $ 104.663.761,32. La segunda fue un día más tarde, el 8 de marzo, y también es para realizar obras de infraestructuras en establecimientos educativos (Licitación Pública 844 SIGAF), pero esta vez en la Comuna 1B (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución) por $ 87.255.208,54.

La tercera adjudicación salió a la luz el viernes 11 de marzo de 2016 por medio de la Licitación Pública 841 SIGAF para la empresa de Caputo por una suma de $ 93.860.786,77 para la misma actividad que las licitaciones anteriores pero esta vez para la Comuna 1b.

De esta forma, en tan sólo cinco días hábiles, la empresa de la cual Caputo es propietario en un 50% sumó adjudicaciones por $ 285.779.756,63, casi trescientos millones de pesos.

Lo llamativo para la Justicia es que en las tres adjudicaciones se presentaron las mismas compañías: Indaltec, Mejores Hospitales y SES S.A. En todas fueron desechadas las ofertas de las otras empresas.

La conexión de SES SA con Barbara Diez Wedding Planner -ubicada en Agüero 2391- que investiga la Justicia argentina es por un evento realizado en el Hotel Alvear en agosto de 2015 con la asistencia de solo 35 personas, con un costo total de 6 millones de pesos.

El jefe de Gobierno porteño remitió recientemente a la Legislatura un pedido de autorización para licitar el servicio y mantenimiento de las cinco líneas de subterráneos y el Premetro por un período de 12 años, con vistas a la finalización del contrato con Metrovías a fin de 2017.

La iniciativa propicia autorizar la concesión mediante un proceso licitatorio nacional e internacional para operar el servicio público de subtes, que incluye las actuales líneas A, B, C, D, E y H y el Premetro, así como nuevas trazas o expansiones que se hagan a futuro.

El proyecto busca ampliar, además, a 12 años el nuevo contrato de operación y mantenimiento de los subtes, con la opción de prórroga de hasta tres años más, por única vez: justamente, una UTE integrada por Odebrecht, Techint y Caputo se presentará a la licitación.

Mientras, la constructora brasileña se prepara para negociar con la Justicia argentina, por lo que contrató al estudio M&M Bomchil, que patrocina además a la firma Barbara Diez BAG y a la familia Rodríguez Larreta.

Dejar una respuesta