A diferencia de las elecciones pasadas, la Legislatura porteña confirmó que se votará con boleta papel, en lugar de la electrónica, tanto en las próximas PASO como en las generales del 22 de octubre, debido a la unificación del calendario electoral de la Ciudad de Buenos Aires con el nacional, decretada por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta.

Tras el decreto emitido por Larreta en marzo pasado que prevé que la Ciudad lleve a cabo las elecciones primarias y generales en forma simultánea con las nacionales, con las mismas autoridades, se debió adoptar el sistema de boleta en papel que se utiliza en el resto del país.

“Lo que se pretende es que no tengamos por un lado a los ciudadanos porteños votando en papel y a los extranjeros mediante voto electrónico”, explicó el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Clodomiro Risau, al comenzar el debate.

El diputado del PRO Risau afirmó “que si bien yo también considero que votar en papel es un retroceso, nosotros inexorablemente teníamos que obedecer a la ley nacional, por una cuestión de jerarquía jurídica”.

Asimismo, el diputado de la Coalición Cívica (CC) Maximiliano Ferraro manifestó a Télam: “La transparencia electoral es un tema histórico nuestro y vamos a insistir con ello la próxima campaña”, sostuvo en pos de acompañar la norma impulsada por el Ejecutivo porteño.

Ferraro en conjunto con el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, dirigen la campaña del oficialismo porteño, que llevará la marca “Vamos Juntos” y unificará en un mismo espacio al PRO, la CC-ARI, Unión por la Libertad (Patricia Bullrich), Confianza Pública (Graciela Ocaña) y el Partido FE (Gerónimo “Momo” Venegas).

La Legislatura aprobó con 51 votos positivos y 4 abstenciones la iniciativa impulsada por Rodríguez Larreta, mediante la cual se suspende la utilización de boleta electrónica, como se había utilizado en los comicios porteños de 2015.

El proyecto de ley fue acompañada por el PRO, el FpV, el Bloque Peronista, Suma+, la CC-ARI y PSA; mientras que el FIT, AyL y Bien Común se abstuvieron.

En los fundamentos de la propuesta, se señala que la medida contempla la “simultaneidad de elecciones de diferentes niveles de gobierno” por lo que se busca “no complejizar el acto de sufragio”.

Ferraro expresó en la sesión: “Vamos a dejar planteado que el gobierno nacional intentó el año pasado y parte de este avanzar e incorporar nuevos instrumentos para la reforma política y la transparencia de las campañas electorales, para que de una vez por todas pasemos a un sistema de boleta electrónica para desterrar todo tipo de sospechas o violaciones sobre la voluntad de los ciudadanos”.

Al mismo tiempo que añadió que “todos tenemos la voluntad de que en el futuro en la Ciudad de Buenos Aires, con elecciones simultáneas o unificadas, no tengamos que suspender el avance que tuvimos en materia de reforma política y esa apelación la debemos hacer cada uno de nosotros a nuestras fuerzas políticas representadas en el Congreso”.

En contraposición, el diputado del FIT Marcelo Ramal indicó que se rehusan a “este cambio electoral” teniendo en cuanta que “cuando invirtieron recursos para tener la boleta electrónica nos argumentaban que era para ´hacer las elecciones más transparentes´”. Sin embargo, reconoció: “Aunque nosotros tengamos reparos hacia el voto electrónico, no significa que queramos volver a la boleta sabana”.

Dejar una respuesta