Empujones, gases lacrimógenos, balas de goma y corridas. Así se describe la máxima tensión que se vive desde esta mañana cuando unos 200 agentes de la Gendarmería Nacional y de Infantería dieron inicio a un operativo de desalojo en la planta de la empresa PepsiCo Snacks, ubicada en la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López, que se mantiene ocupada por los trabajadores por el cierre del establecimiento alimenticio.

“Denunciamos que avanzan en este intento represivo luego de que la jueza Andrea Rodríguez Mentasty ratifico que dará curso al desalojo y que el fiscal pidiera que fuese en horas nocturnas. Llamamos a todas las organizaciones solidarias a que se acerquen a la fábrica”, manifestaron los empleados en un comunicado.

“Vamos a resistir acá en el techo, y si algo nos pasa, hacemos responsable a (el presidente Mauricio) Macri, a (la gobernadora María Eugenia) Vidal y a la jueza (Andrea Rodríguez Mentaste)”, advirtió Camilo Mones, delegado de la Comisión Interna, en declaraciones radiales.

Los operarios le solicitaron a la jueza de Garantías número 3 de San Isidro, Andrea Rodríguez Mentaste, que “no apruebe el pedido del fiscal Gastón Larramendi, de desalojar la planta”.

El viernes pasado, Larramendi solicitó el desalojo de la planta de Florida que la empresa quiere trasladar a la ciudad de Mar del Plata y, según los trabajadores y la comisión gremial interna, esa demanda fue impulsada por “la patronal, que está en situación de abierta ilegalidad, ya que fue denunciada por lock out ofensivo, vaciamiento y discriminación total”.

Dejar una respuesta