Mientras el Gobierno analiza el impacto de la suba del dólar en los precios, estimó que la inflación de julio podría ubicarse en torno de 1,5 por ciento. Según le informaron fuentes oficiales a La Nación, el último bimestre “fue bueno”, con las subas del 1,3% y de 1,4% registradas por el Indec para el área metropolitana en mayo y junio. A nivel nacional, el dato arrojó un aumento del 1,2%.

A su vez, también indicaron que este mes se combinarán los incrementos de servicios regulados como la medicina prepaga, la nafta, las expensas y el turismo, por las vacaciones de invierno. Sobre el efecto del aumento del dólar, subrayaron que el traspaso a precios será menor que en las devaluaciones de 2014 y de principios de 2016, y que en el caso más extremo podría haber un alza de medio punto porcentual. “Si ese fuera el pass through [traslado a precios] sería bajo”, confió una de las fuentes.

Por otra parte, el último informe de FocusEconomics reveló que, los analistas prevén que la inflación llegue al 22,2% este año, aunque algunos se estiraron más allá, como Capital Economics, con 27,2%; Oxford Economics, con 26,2%; Kiel Institute, con 25,6%, y Abeceb, con 23,8%, mientras que, del otro lado, Ferreres estimó un 20% y BMI Research, 20,9 por ciento.

Una encuesta de Ipsos concluyó que el 55% de la gente cree que el Gobierno “no está haciendo lo suficiente para combatir la inflación”, mientras que el 27% opina lo contrario.

Dejar una respuesta