A menos de dos semanas de las PASO ¿cómo ve la campaña porteña?
Le falta contraste, debate… falta un diagnóstico pormenorizado de qué le está pasando a la Argentina.

¿Qué propuestas impulsará si llega al Congreso?
Queremos una ley de Defensa de la Competencia, para darle al Estado instrumentos certeros para conocer la formación de precios, no solo en alimentos, cuyos precios golpean especialmente a los pobres, sino también de los insumos que se utilizan en la mayoría de los procesos. También proponemos una ley PAMI para que un año antes de pasar al sistema, el futuro jubilado se haga un chequeo integral para saber qué necesita y también delegar en su cobertura todo lo que haga falta, porque son ellos los responsables de velar por su salud. Y para resolver el desfasaje que hubo entre el índice de precios y las tarifas, proponemos subir 6% el gas y 8% la electricidad, trimestralmente, más allá de lo que se mueva la inflación. De ese modo resolvés el déficit en ocho años con certeza, y podés fijar una rebaja de impuestos porque fijaste tus gastos.

Demasiado gradualista para el gusto del Gobierno…
Hay que resolver esto antes de definir qué impuesto bajás y cuáles subís. El problema de cómo se financia el déficit es que no hay certidumbre sobre los números. Hay metas propuestas, pero no hay un sendero claro para bajarlo.

¿Cree en un Estado chico o uno grande?
Yo soy socialdemócrata; me gusta un Estado capaz de cambiar el statu quo. Pero debemos tener un compromiso para bajar el gasto. Yo recibí una embajada que gastaba u$s 8 millones y ahora gasta u$s 5 millones.

¿Qué opina de la reforma laboral que impulsa el Gobierno?
Se suele hablar de reforma laboral cuando el tipo de cambio no es competitivo. Lo primero es pensar por qué perdemos competitividad, y para mí es necesario contar con un Estado más productivo. Dicho esto, los convenios colectivos de trabajo son muy antiguos, por lo cual vale la pena discutirlos.

¿Si integrara el equipo económico del Gobierno, qué hubiera dicho sobre la suba del dólar?
Hay una necesidad de ir hacia un tipo de cambio más alto, pero en un período electoral, sin claridad en el rumbo a futuro, hay que ser precavido con la política de tipo de cambio.

¿Qué valor requiere el dólar?
Cada sector puede ver cuál era el tipo de cambio más conveniente. Puede ser el de 2005, 2007 o 2011, llevados a hoy.

¿Cómo le parece que se está manejando la reforma tributaria?
Me parece raro que esté cerrada y se lance después de las elecciones. Este es un país federal, con una parte de impuestos que se creen con distorsiones y que se podrían resolver modificando otros, que son provinciales. Es cierto que existe presión impositiva: una familia porteña tipo paga $ 52.000 más en impuestos, por año, desde que comenzó a gobernar el PRO, en sellos, en ABL e Ingresos Brutos.

¿Por qué critica a Larreta, elogia a Vidal y evita a Macri?
Critico al gobierno del PRO en la Ciudad. Creo que hoy se subestima la angustia que la gente vive por la situación económica y la incertidumbre respecto al futuro. María Eugenia, en cambio, tiene la silla ejecutiva más complicada de la Argentina, con una herencia difícil, y encarna un gobierno de Cambiemos más amplio e interesado en resolver desigualdades.

¿Y Macri?
Al revés que Larreta, tiene una herencia compleja. Pero cuando el Gobierno se cierra o achica los ámbitos donde buscar ideas, comete un error.

¿Esta elección será su trampolín a 2019?
La política, a diferencia del fútbol, comienza cuando está puesto el resultado. Buscamos ser una oposición constructiva, y aspiramos a administrar el distrito de una manera distinta, para crear una Ciudad moderna y de iguales.

Via:elcronista.com

Dejar una respuesta