Mauricio Macri aseguró hoy que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, “no es una procuradora imparcial” sino “una militante política”, y la acusó de haber “obstruido la investigación de los hechos de corrupción del gobierno anterior”.

Por su parte, la funcionaria defendió como “absolutamente clara y transparente” la compra de un edificio, por la cual el fiscal Eduardo Taiano la llamó ayer a declaración indagatoria por presunto fraude.

Y siguió presionando de manera insistente “es una procuradora de manifiesta militancia kirchnerista, que ha utilizado ese lugar para detener, demorar, enturbiar las investigaciones de corrupción del gobierno anterior y para crear sistemáticamente imputaciones con sus fiscales al Gobierno (actual)”, afirmó Macri este mediodía durante una rueda de prensa en la ciudad de Córdoba.

El jefe de Estado también acusó a la funcionaria de no haber colaborado “en absoluto” con la investigación de supuestas coimas pagadas en el país por la constructora brasileña Odebrecht para acceder a obras públicas.

Además, aseguró que, con la designación “irregular” de fiscales, la procuradora desató “decenas de causas” contra la gestión de Cambiemos que, “en la mayoría de los casos”, carecen de “fundamentos”, y lamentó que “insista en permanecer en el cargo”.

Con esos argumentos, entendió que la procuradora general de la Nación “hace un uso indebido del enorme poder que tiene” y destacó que, en las investigaciones abiertas contra funcionarios del Gobierno, se ha “suministrado toda la información en cada caso”.

Por su parte, Alejandra Gils Carbó reafirmó hoy que la compra de un edificio para ese organismo “fue absolutamente clara y transparente” y cuestionó al fiscal Taiano por la “liviandad de los indicios sospechosos” esgrimidos para imputarla por “fraude en perjuicio de la administración pública” y otros delitos en esa operación.

Gils Carbó cuestionó el dictamen de Taiano, quien reclamó ayer la citación a declaración indagatoria de la procuradora por presunto fraude a la administración pública, cohecho y tráfico de influencias a raíz del supuesto direccionamiento de la licitación y pago de sobornos para la compra del edificio en el que funciona el organismo, ubicado en Perón 667.

“La compra fue por licitación, aunque la Procuradora tiene la facultad de hacer una compra directa y sin embargo no lo hizo”, dijo Gils Carbó esta mañana, durante una entrevista en los estudios de FM Blue.

La Procuradora denunció haber recibido “presiones y amenazas a través de funcionarios” y también “en las redes sociales constantemente, invitando a escraches, con las fotos de mis hijas y amenazas hacia ellas”.

En cuanto a su accionar en el caso Odebrecht, remarcó que, como procuradora, puso “en manos de los fiscales los mejores dispositivos de política criminal” y detalló los “recursos y el convenio firmado con Brasil para crear un equipo binacional de fiscales” y avanzar en la investigación.

“En el caso Odebrecht se investigan a funcionarios del gobierno anterior, pero también a personas allegadas al presidente Mauricio Macri y eso debería llevar al Poder Ejecutivo a tomar la distancia que dispone la Constitución y dejar que los fiscales investiguen”, sostuvo al considerar “llamativo” que Garavano “se ha reunido con abogados de Odebrecht pretendiendo hacer alguna negociación”.

Dejar una respuesta