Los consorcios de edificios de departamentos se encuentran en una situación económica muy comprometida. Las expensas subieron en promedio un 50% en tan sólo un año. Este incremento se vio reflejado en la cantidad de propietarios o inquilinos que se convirtieron en morosos. Según un estudio de la Asociación de Administradores de Consorcios de la Capital, hoy existen cerca de 600 mil personas que no están al día con sus expensas.

“Hoy la morosidad está llegando a un 40% en algunas administraciones, sobre todo aquellas que tienen menos control. En el caso de los que tienen un departamento especializado en morosidad los números son cercanos al 10%; en estos casos se considera que están dentro de los parámetros normales y manejables”, explicó Cecilia Seijoen consorcios de CYGBA (Consultas y Gestiones Buenos Aires).

Un estudio realizado por Properati, indicó que en 2015 el valor promedio de las expensas en los departamentos porteños era de unos 1.150 pesos, tomando como referencia una unidad de 50 metros cuadrados. Dos años más tarde (2017) el costo promedio pasó a ser de 2.050 pesos, es decir, prácticamente el doble del valor.

“Las expensas son determinantes para quien busca un departamento para alquilar y se suman casi automáticamente a los cálculos que definen la operación”, explicó Gabriel Gruber de Properati. En algunos casos los aumentos anuales de expensas llegaron al 60%, siempre dependiendo el barrio y los amenities del edificio.

Los factores que impactaron sobre el incremento de las expensas son principalmente el acuerdo paritario de los encargados de edificios y su posterior aumento de sueldo. Sumado además al incremento en las tarifas de los servicios: gas, luz, agua e impuestos.

“Muchos de los acuerdos alcanzados mediante paritarias no se coinciden con la suba de ingresos del conjunto de propietarios e inquilinos”, agregó Seijo. “Un encargado cobra entre $35.000 y $40.000 y por eso en el caso de los edificios más chicos el sueldo del portero representa el 60% de las expensas”, concluyó la especialista.

“Si en un edificio de 10 unidades cada unidad tiene el 10% de porcentual por cada moroso, los demás deberán pagar un 10% más en cada una de las expensas como mínimo”, detalló Seijo. Después del tercer mes de morosidad, la administración debe intimar a la unidad morosa para el pago de las expensas si no se obtienen respuestas positivas ya se pasa a la etapa prejudicial. Si se llega a juicio, éste puede durar entre dos y tres años y hasta se puede llegar a remate de la propiedad. Pero en la mayoría de los casos, ya en el juicio se llega a un acuerdo, ya que las sumas adeudadas no ameritan el remate de la propiedad.

Ante este escenario, los consorcios adoptan estrategias para enfrentar la crisis. Se apunta al bajo consumo de energía eléctrica y abaratamiento de los insumos. Pero las expensas no bajan y la gente no puede hacerles frente.

Dejar una respuesta