La precandidata a senadora bonaerense por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, visitó ayer el Autoservicio Nino, de Almirante Brown, y mantuvo un encuentro con almaceneros en el depósito de la Cooperativa Grupo Glew, compuesta por 15 almacenes que se organizan para hacer compras en conjunto y así lograr mejores precios para los vecinos.

“Dicen que los que están sufriendo tienen que esperar. ¿Cómo va a esperar una madre que no puede darle de comer a sus hijos?”, lanzó la ex presidenta durante la reunión con los comerciantes, quienes expresaron la crítica situación que viven por la caída del consumo.

Nino, uno de los comerciantes presentes, sostuvo que las ventas “cayeron un 50%”, mientras que Nacho, otro de los presentes, afirmó que de seis cajones de leche “ahora se venden sólo dos”. A su vez, explicaron que las tarifas complican al sector, ya que pasaron de pagar $700 de luz bimestralmente a $2.400 mensuales.

El intendente local Mariano Cascallares participó del encuentro junto a la ex mandataria y declaró que en los comedores “se duplicaron la cantidad de chicos que asisten” y que “antes en la Secretaría de Desarrollo Social se atendían 30 personas por día y hoy se atienden 200”.

“Lo más distintivo de esta crisis es la caída en el consumo de comida y es lo más desesperante”, manifestó Cristina Kirchner, al tiempo que llamó a la reflexión a “los sectores que todavía no les va tan mal”. Le preguntó: ¿Qué harían si no pudiesen darle leche, pan y carne a sus hijos?”.

“Hay una gran mayoría que ya no llega a fin de mes y otra que le está costando cada vez más. No hay país que progrese si a más de la mitad de la gente le va mal”, concluyó.

Dejar una respuesta