La Corte Suprema avaló la investigación por “traición a la patria” y “encubrimiento” contra la ex presidenta Cristina Kirchner (CFK) y el ex canciller Héctor Timerman, a raíz del Memorándum firmado con Irán en el marco de la causa AMIA.

El máximo tribunal rechazó por unanimidad un planteo de una excepción de falta de acción de los imputados que decían que no podía abrirse la investigación de “traición a la patria” ya habiendo una denuncia por “encubrimiento” a Irán.

Cuando corría el año 2015, exactamente un 14 de enero, el fiscal Alberto Nisman denunciaba a Cristina Kirchner, Héctor Timerman; al diputado Andrés Larroque; a Luis D’Elía y Fernando Esteche; al supuesto agente inorgánico de la ex SIDE Allan Bogado, y al ex juez Héctor Yrimia.

En su presentación, basada en decenas de escuchas telefónicas, Nisman los acusó de intentar exculpar a los acusados iraníes por el ataque a la AMIA a través de la firma del memorándum de entendimiento entre la Casa Rosada y Teherán, que se concretó en 2013.

Según Nisman, el pacto perseguía el objetivo de dar de baja los pedidos de captura de Interpol que pesan sobre los funcionarios iraníes. El fiscal Gerardo Pollicita impulsó la investigación y pidió 50 medidas de prueba, pero el juez Daniel Rafecas sostuvo que no había delito, criticó con dureza el trabajo de Nisman y archivó las actuaciones.

El fiscal Germán Moldes ante la Cámara Federal apeló la decisión y la causa llegó a la Sala I de ese tribunal. Los jueces Eduardo Freiler (ahora suspendido) y Jorge Ballestero confirmaron lo dicho por Rafecas.

El caso no tuvo el impulso del fiscal Javier de Luca en la Casación y quedó a punto de cerrar. Sin embargo, la DAIA se presentó este año ante la Justicia con nuevos hechos y pidió que se desarchive el expediente. El juez Rafecas y la Cámara Federal reiteraron que no había delito y, finalmente, la causa llegó a Casación.

Dejar una respuesta