Amparados por la ley 27.098 que establece “el fomento, estímulo y promoción de las actividades deportivas, sociales y culturales de índole barrial”, la Secretaría de Deporte de la Nación, que actualmente depende de la Casa Rosada, está entregando subsidios a exclusivos clubes de golf, polo y náutica. Lejos de incentivar a clubes de barrio y de pueblo que de verdad lo necesitan, los “ricos” son los verdaderos beneficiados.

Bajo la firma y titularidad de Carlos Mac Allister, quien lleva veinte meses como funcionario, ya entregaron unos 250 millones de pesos en subsidios que equivalen a poco más de 14 millones de dólares. Aunque parte del dinero fue destinado a instituciones que encuadran dentro de los parámetros que detalla la ley 27.098, el manejo discrecional de los fondos originó que varias asociaciones capaces de subsistir por sí mismas, terminaran subsidiadas.

Entre la lista de beneficiarios que llaman notablemente la atención se encuentra el Córdoba Golf Club, donde los últimos premios otorgados equivalen a unos 172 mil dólares, las instituciones futbolísticas Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Alvarado de Mar del Plata, y la Asociación Santiagueña de Paintball, cuya disciplina consiste en lanzar bolas de pintura.

También aparecieron el Yacht Club Olivos, cuyo costo de membresía asciende a 30.000 pesos y la cuota mensual a 1100, el Náutico Mar del Plata, la Asociación Argentina de Surf, el Mendoza Tenis Club, el Huarpes Polo Club de San Juan y el Autódromo de Concepción del Uruguay, aunque a este último caso, a excepción de los demás, podría justificarse ya que la cola de un tornado le destruyó sus instalaciones en noviembre pasado.

Dejar una respuesta