Las PASO de este domingo en Quilmes no las ganó ni Unidad Ciudadana ni Cambienos. El triunfo rotundo de los que no están de acuerdo ni con unos ni con otros se hizo sentir. Las elecciones las ganaron los 122.590 quilmeños que no fueron a sufragar. La antipolítica se manifestó rotundamente en la ciudad cervecera.

La cifra representa cerca de un 30 por ciento de la cantidad de electores, considerablemente alta y que demuestra el poco interés de los ciudadanos ante estas primarias donde poco se ofrece y es mucho lo que se molesta.

Según datos de la Junta Electoral de la provincia, en Quilmes fueron a votar 330.653 personas de las cuales 312.965 emitieron votos válidos. El resto votó en blanco, fue recurrido o impugnado.

Voto en blanco/nulo/abstención 144.919
Votos CFK 123.423
Votos Bullrich 107.695

A nivel locar, fueron 108.767 los que eligieron la boleta de Galetto, mientras que 98.733 prefirieron a Matías Festuca; 42.101 se inclinaron por Federico D´Angelo de “1País”; 13.247 por Carla Lacorte del FIT; 10.212 por Mario Lozano; y el resto a otros candidatos que no lograron superar la barrera de los diez mil votos.

Al analizar el alto grado de ausentismo y compararlo con otras elecciones, se puede decir que este año supera en apenas 2 puntos respecto a las PASO del 2015, pero que fue superior al del 2013 donde el 78 por ciento de los quilmeños concurrió a “pre-elegir” su candidato. Claro que aquel año la oferta electoral era más variada y atractiva.

Dejar una respuesta