Si bien se esperaba que el triunvirato que lidera la CGT tenga vigencia hasta el 2020, comenzó la interna dentro de la central obrera y ya se distinguen dos grandes sectores en lucha para lograr el liderazgo a solas. Al bloque mayoritario que impulsará la candidatura del actual triunviro Héctor Daer para dirigir solo la organización, se le sumó en las últimas horas el sector de Hugo Moyano, que ya se contactó con el bancario Sergio Palazzo para lanzarlo como candidato a jefe único.

A pesar de la puja electoral, ambos movimientos coinciden con el avance de la CGT en un plan de lucha, que tiene como próximo objetivo una movilización el 22 de agosto a la Plaza de Mayo, y posteriormente una convocatoria a un paro nacional, hasta ahora para septiembre. En este sentido, casi todos los grupos coinciden en que no les convence el escalonamiento de protestas en marcha y todos dan por sentado que el modelo de conducción de triunvirato no es efectivo y que habrá que modificarlo pasados los comicios generales.

Los núcleos mayoritarios fueron los primeros que resolvieron apoyar una candidatura de Daer: se trata de los “gordos” de los grandes sindicatos de servicios y los “independientes” con cercanía al Gobierno, en conjunto con la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y la posible vuelta a esos sectores del gremio de mecánicos (Smata), las dos principales organizaciones industriales. Sin embargo, esta semana la decisión de los Moyano (Hugo y sus hijos, Facundo y Pablo) fue darle impulso al bancario Palazzo para competir con el dirigente de Sanidad.

Meses atrás Facundo Moyano ya se había mostrado a favor del liderazgo de Palazzo, de origen radical, lo que había generado malestar dentro del triunvirato. Ahora la familia de sindicalistas decidió avanzar y la semana que viene se reunirá con el bancario para sondearlo.

Si bien los números no favorecen a los Moyano, teniendo en cuenta que lideran un sector que retiene un tercio de los miembros del Consejo Directivo de la CGT, su idea es sumar a dirigentes de las 62 Organizaciones,dirigidas hasta su muerte por Gerónimo Venegas, que analizan volver bajo el ala del camionero.

Sin embargo la puja no es sólo entre estos dos grupos, sino que aparece un tercer sector en discordia, que si bien es minoritario en términos de número de congresales, son clave en el reparto de poder, por lo que propondrán su propio candidato: son los referentes de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), Roberto Fernández (colectiveros, UTA) y Omar Maturano (maquinistas ferroviarios, La Fraternidad), que buscarán impulsar al actual triunviro Juan Carlos Schmid (portuarios) para el liderazgo en soledad.

Tanto desde el sector de Moyano como el de los transportistas advierten que, de no imponerse su postura en una negociación con los gremios mayoritarios, romperán la CGT una vez más.

Dejar una respuesta