Desde las primeras horas de la mañana, Sebastián Wagner será juzgado por el aberrante caso de Micaela García, la jovencita de 21 años, que fue secuestrada, violada y luego asesinada en Gualeguay, Entre Ríos.

Los otros acusados son su hijastro Gabriel Otero (21) y Néstor Pavón (35), dueño del lavadero de autos donde trabajaba Wagner. Todos los implicados participarán en las audiencias que se extenderán hasta mediados de octubre. Pesa sobre ellos la acusación de “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio”.

Participarán también 57 testigos que fueron citados por la Justicia para declarar ante el tribunal integrado por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo. Los magistrados aceptaron el pedido del abogado Jorge Impini en nombre de la familia y no se permitirá el ingreso de público ni del periodismo.

Sebastián Wagner, el principal acusado del asesinato, secuestro y violación.

Fabián Ecohsor, pareja de la madre de Wagner, que lo ayudó a ocultarse en Buenos Aires después del hecho, fue condenado a dos años y medio de prisión efectiva por encubrimiento, en el marco de un juicio abreviado.

Wagner se encuentra detenido en la cárcel de Federal, al norte de la provincia de Entre Ríos; Ecohsor cumple su condena en la unidad penal número 2 de Gualeguaychú; Pavón se encuentra bajo arresto en Gualeguay; y Gabriel Otero, hijo de Norma González, la pareja de Wagner, espera el juicio en libertad en su casa de Gualeguay.

Micaela García, que salía de un boliche de Gualeguay en la madrugada del sábado 1 de abril, fue seguida por un automóvil, luego secuestrada, violada y asesinada. Su cuerpo apareció una semana después.

El caso generó más revuelo cuando trascendió que el violador Sebastián Wagner había sido beneficiado con la libertad condicional. El hombre de 30 años, que ya tenía antecedentes por abusos sexuales, volvió a atacar mientras gozaba de ese recurso que le brindó la Justicia.

Dejar una respuesta