Organizaciones políticas y de derechos humanos se movilizaron este lunes en La Plata al cumplirse once años de la desaparición de Jorge Julio López. La marcha fue encabezada por su hijo Rubén.

La concentración se encolumnó bajo la consigna “Aparición con vida de Jorge Julio López, ¿Dónde está Santiago Maldonado?” y marcharon desde la Plaza Moreno hacia los tribunales Federales de La Plata, donde reclamaron la aparición de López.

En la marcha hubo columnas de Ate, Suteba, Frente para la Victoria, Adulp, Mesa de los Derechos Humanos de La Plata, Frente Político Social Carlos Cajade, Mujeres platenses unidas.

Por su parte, en la ciudad de Buenos Aires, los referentes del Frente de Izquierda Myriam Bregman y Nicolás del Caño participaron de una movilización que partió del Congreso Nacional a la Plaza de Mayo, convocada por las organizaciones que integran el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia a once años de la segunda desaparición de Jorge Julio López.

López desapareció de su domicilio en el barrio de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006, cuando se esperaba que se dirigiera a la sede municipal para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata seguía al comisario de la Policía bonaerense Miguel Etchecolatz por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

El hombre había sido secuestrado en 1977 y estuvo detenido hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención. En sus testimonios brindados en el marco del juicio, López había sido muy claro en identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

López, militante peronista, había identificado durante el juicio de los centros ilegales donde estuvo detenido, como la comisaría Quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió describir sus lugares de cautiverio, aún cuando algunos de ellos habían sido remodelados.

Aquella mañana del 18 de septiembre de 2006, sobrevivientes de la última dictadura esperaron por horas que el hombre se presentara a presenciar los alegatos, pero López nunca llegó y hasta hoy se ignora su paradero.

Dejar una respuesta