A sólo unos días de las elecciones, los partidos o alianzas deben presentar una rendición de los gastos que ya realizaron, y los que tienen previsto realizar durante la campaña. Según lo informado por las fuerzas políticas, la campaña suma un total de 180 millones de pesos. No obstante, estos informes son históricamente cuestionados por no ajustarse a la realidad y de hecho la jueza María Servini desaprobó este año los informes que presentaron Mauricio Macri, Daniel Scioli, Sergio Massa y Adolfo Rodríguez Saá en la última elección presidencial.

En Cambiemos reconocen que gastaron para esta elección unos 70 millones de pesos. Si se suman los informes de financiamiento de todo el país de Cambiemos se llegaría a 113 millones de pesos. Aunque claro, hay que considerar que hay dirigentes que reconocen solamente un blanqueo del 20% de los aportes. “El resto es plata negra”, expresó un dirigente oficialista al diario Perfil.

El frente que más dinero va a gastar es Cambiemos. Declaró gastos por 69 millones de pesos entre las dos listas bonaerenses, la de senadores, que lidera Esteban Bullrich, y la de diputados, encabezada por Graciela Ocaña. Un dato para destacar es que entre ambas listas gastarán más de 40 millones de pesos en “propaganda”. Como los avisos televisivos y radiales son gratuitos (los candidatos sólo deben cubrir su producción), la propaganda queda reducida a la que se realiza en la vía pública y en redes sociales.

Los ingresos son idénticos a los egresos y, a diferencia de la mayoría de los otros partidos, Cambiemos declaró que más de la mitad ($ 42 millones) provinieron de aportes privados.

Otros, como el Frente Justicialista de Florencio Randazzo ($ 38 millones) o el Frente de Izquierda ($ 18,5 millones) aseguran que sus gastos se sustentan solamente en los aportes que recibieron del Estado. El ex ministro de Transporte se benefició en ese sentido al quedarse con la estructura del Partido Justicialista y así recibir lo que le correspondía por elecciones anteriores.

En el caso de Cristina, desde Unidad Ciudadana informaron que su campaña costó casi $ 13 millones, más unos $ 10 millones de la lista de diputados. De esos $ 23 millones, solamente $ 4 millones aseguran que los obtuvieron de aportes privados. Y dicen que unos $ 7 millones los gastaron en propaganda. El resto en “gastos operativos” u “otros gastos”. En el informe final se deben detallar mejor los gastos.

En el caso de las listas de Sergio Massa y Felipe Solá (1País), de los $ 30 millones a gastar, sólo $ 2,5 provienen de donaciones privadas. Y $ 12 millones se fueron en propaganda.

Dejar una respuesta