La flamante senadora electa por la provincia de Buenos Aires Cristina Fernández de Kirchner se presentó a declarar hoy en Comodoro Py en el marco de la causa por presunto encubrimiento a los iraníes responsables del atentado a la AMIA, investigación inciada por la denuncia que realizó el ex fiscal Alberto Nisman días antes de su muerte.

Cara a cara con el juez federal Claudio Bonadio, Cristina entregó un escrito en el que rechazó el encubrimiento, defendió el memorando firmado con Irán, y apuntó contra el magistrado: “De usted no espero Justicia”.

En el documento presentando, la ex presidenta respaldó el memorando debido a la existencia de una “controversia” entre la Argentina e Irán por rechazo del país del oriente a permitir la extradición de los imputados por la voladura de la mutual judía.

En este sentido, la ex mandataria justificó que dicha extradición es exigida por la Justicia argentina a los fines de poder tomarles declaración indagatoria a los imputados por el atentado, ocurrido en 1994, ya que la legislación nacional no permite el juicio en ausencia de los sospechados. “La imposibilidad de tomar las declaraciones indagatorias a los iraníes imputados por haber cometido el atentado impide el avance de la causa desde hace años”, indicó.

A su vez, sostuvo que con el fin de liberarse ese conflicto “se buscó una solución diplomática a través de la negociación internacional”. En tanto, declaró “que las negociaciones con la República de Irán tuvieron un solo objeto: permitir la toma de las declaraciones indagatorias a los imputados iraníes por el atentado a la AMIA, para que la causa avanzara, en el marco del reiterado reclamo de cooperación internacional en materia penal que la Argentina durante muchos años realizó a la República Islámica de Irán. Tal fue el contenido de las negociaciones y ese fue el reclamo incesante de la República Argentina y el exclusivo contenido de todo lo actuado”.

Asimismo, la ex funcionaria kirchnerista insistió con que “las negociaciones diplomáticas son cuestiones políticas no justiciables”, ya que son derechos que la Constitución Argentina pone en cabeza del Poder Ejecutivo Nacional, en cuanto éste tiene la autoridad de conducir las relaciones exteriores argentinas. Y recordó que el memorando fue aprobado por el Congreso.

A su vez, indicó que dado que Irán no confirmó el acuerdo conforme sus leyes internas, el mismo nunca se puso en marcha porque el propio acuerdo determinaba que para entrar en vigencia debía ser aprobado por ambos estados conforme sus leyes internas, y por tanto no pudo haber existido encubrimiento.

Por último, sostuvo que las alertas rojas nunca fueron afectadas por la suscripción del memorando y que aún hoy continúan vigentes. De esta manera remarcó que Interpol apoyó el procedimiento.

Por otro lado, Cristina manifestó: “Como Presidenta de la República Argentina busqué a lo largo de mis dos mandatos promover activamente la política de respeto y plena vigencia a los Derechos Humanos. Y dicha política, inclaudicable, siempre tuvo por objeto impulsar los procesos de búsqueda de Verdad y Justicia a través del avance de las causas que investigaban tanto las gravísimas violaciones a los Derechos Humanos sucedidas en la dictadura cívico-militar que asoló nuestro país en los años 1976-1983 como así también la incansable búsqueda de Verdad y Justicia para las víctimas del atentado en la AMIA y sus familiares”.

Y agregó: “Quien fuera mi canciller, Héctor Timerman, como yo misma no tuvimos ningún otro propósito al suscribir el Memorándum de Entendimiento que lograr un avance mediante la toma de declaraciones a los imputados iraníes, única forma de que la investigación en curso saliera del punto muerto en que se encuentra y pudiera avanzar hacia el enjuiciamiento de quienes aparecen como sus responsables. Y por ello hemos sido víctimas de difamaciones y hostigamiento”.

Finalmente, criticó al juez de la causa. Se encargó de recordar que fue denunciado por el propio Nisman en el marco de otro caso por presunto encubrimiento, y concluyó: “Dr. Bonadío, de usted no espero Justicia. Pero confió plenamente que cuando en la Argentina se restituya el Estado de Derecho, tan dramáticamente afectado hoy por la espuria y desvergonzada relación entre el Poder Político y el Poder Judicial; la Justicia que reclamo finalmente se proveerá”.

Dejar una respuesta