En la jornada de hoy viernes, el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, le exigió a la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, que solicite una “licencia”.

Estas declaraciones, surgieron luego de que ayer, el juez federal Julián Ercolini, procesara a Gils Carbó por “administración fraudulenta”, en la compra de un edificio para la Procuradoría General de la Nación.

“Es un hecho muy grave (el procesamiento) y sería lógico que pida licencia hasta que se resuelva su situación”, consideró el ministro de Justicia en declaraciones a Radio Mitre.

Garavano justificó el pedido al recordar que se trata de la misma decisión que tomó Gils Carbó cuando apartó al fiscal José María Campagnoli para que pudiera defenderse ante el juicio político que le inició por investigar a Lázaro Báez.

En ese momento, rememoró Garavano, la Procuradora argumentó que atravesar el juicio político le iba a provocar a Campagnoli “una conmoción tal en su espíritu que le impediría desempeñarse en modo apropiado” en su trabajo.

Por su parte, Gils Carbó pasó a ser la primera máxima de los fiscales en ser procesada dentro de la historia argentina.

En este contexto, el ministro de Justicia también admitió que la ofensiva del Gobierno contra Gils Carbó “puede ser considerada una cuestión política”, pero remarcó que “no es una cuestión política partidaria sino institucional”.

En este sentido, aseguró que la Argentina necesita un procurador que “le de garantías a la sociedad”.

“Si nosotros no tenemos un procurador que es respetado por sus pares y que pueda liderar este proceso de transformación del sistema penal, siempre vamos a tener un sistema penal rengo”, advirtió.

El ministro cree que con la decisión de Ercolini ayer se comenzó a escribir la historia de la salida de Gils Carbó como procuradora. Advirtió que su proceso de destitución será “un tema central” en la agenda parlamentaria para después de las elecciones legislativas.

Garavano confía en un triunfo el 22 de octubre que permita allanar el camino hacia su juicio político. “La elección puede tener incidencia en términos de la composición de ambas cámaras, donde se definirá el futuro de la Procuradora”, concluyó.

Dejar una respuesta