En las últimas horas la “tranquilidad” dentro de Cambiemos se vio muy alterada. Joanna Picetti, candidata a diputada Nacional por el PRO en Capital Federal, una mujer allegada a Rogelio Frigerio (ministro del Interior), que es apuntada como “oveja negra” por muchos de los referentes del oficialismo, entre ellos, Elisa Carrió.

Algunos compañeros de la lista que integra Picetti, presentaron impugnaciones reservadas ante la Cámara de Diputados y la Justicia con el mismo argumento que utilizaron en su momento para embestir contra políticos de la oposición: inhabilidad moral. Una cuestión por lo menos cuestionable, ya que existen causas abiertas que recaen incluso sobre el propio Presidente de la Nación, Mauricio Macri.

A 18 días de las elecciones legislativas, la candidata de Cambiemos Joanna Picetti, que figura octava en la lista porteña que encabeza Elisa Carrió, generó un fuerte conflicto interno en las filas del oficialismo. La postulante de 37 años se niega a dar un paso al costado en contra de la voluntad de su espacio político. Varios de sus compañeros presentaron impugnaciones reservadas ante la Cámara de Diputados y la Justicia en su contra por inhabilidad moral.

Picetti está enfrentada con su ex marido David Bibulich quien la acusa de haber maltratado a sus tres hijos. Hay una causa que tramitó en el Juzgado de Instrucción Nº 12 de la Capital Federal en la que la candidata fue sobreseída. Otra en Provincia en la que se dictó la falta de pruebas, pero su ex ex esposo acusó a la jueza del caso. Es por esta razón que no apareció cuando se pidieron los antecedentes judiciales de todos los candidatos (sólo salen casos con condena o procesamientos).

El asunto de Picetti llegó a oídos y al entorno de Elisa Carrió, que rápidamente pego un fuerte golpe en la “mesa” y comenzó una redada en contra de la joven aspirante a legisladora. Además, al unísono, varios dirigentes del oficialismo se negaron a que Picetti integre la lista en las elecciones definitivas del 22 de octubre.

Cabe destacar, que de repartirse los guarismos de las PASO, la candidata “tendría” asegurada una banca. De hecho, según las encuestas, se estima que hasta podrían mejorar los números de Cambiemos en Capital Federal, por lo que Picetti se transformaría en Diputada sin problemas.

Desde Cambiemos pidieron a la joven mujer, que integró el directorio de AySA (lugar al que llego de la mano de Frigerio), que renuncie.

“Una persona con una acusación así no puede ser diputada”, fue la conclusión a la que llegaron, según pudo saber este medio. Por esta razón decidieron pedirle su renuncia. Además, si se repite el resultado de las PASO, ingresarían al recinto ocho diputados.

La decisión fue tomada, y el encargado de notificarla en persona fue el propio Frigerio, quien no logró persuadir. Luego llegó el intento de Diego Santilli, vicejefe de Gobierno porteño y jefe de la campaña. Ninguno de ambos encuentros lograron que accediera a dar un paso al costado. Hasta le ofrecieron un cargo importante en el Ejecutivo nacional, pero Picetti no dió el brazo a torcer, quiere ser diputada.

Hasta hace poco la licenciada en administración tenía un cargo raso de asesora en el directorio de AySA y un puesto de esa magnitud podría haberla tentado, pero por sorpresa del oficialismo no fue así.

“No me bajo, yo soy inocente”, fue su contundente respuesta.

En las redes sociales mantiene su postura de no renunciar. Ayer en su Twitter escribió: “Nunca pensé que la gente hiciera juicios”. Y agregó: “Lo más importante que aprendí en la vida es a ser fuerte cuando la vida te da un revés, tener confianza en vos mismo, saber quién sos”.

Dejar una respuesta