Evaluando que ya no tiene chances de entrar al Senado y, por presión de sus intendentes aliados, Sergio Massa habilitó el corte de boleta en contra de su persona. Según fuentes cercanas el candidato a Senador Nacional lo hizo para consolidar su poder en las intendencias y desde ahí combatir al Gobierno Provincial de María Eugenia Vidal.

Entrega la candidatura al Senado, se refugia en las intendencias y camufla a sus intendentes para que parezcan de Cambiemos.

La maniobra de los intendentes massistas es clara. En San Fernando, por ejemplo, el intendente Luis Andreotti llegó al punto de enviar su boleta cortada junto a la boleta de Cambiemos en un sobre con una leyenda que dice: “Los vecinos que votamos a Cambiemos también acompañamos a Andreotti”.

Esta maniobra también se repitió en otros distritos massistas. Por ejemplo, en el vecino Tigre, el intendente Luis Zamora, fue algo más sutil: Envió a todos los vecinos, en un sobre amarillo, la boleta cortada a concejal de su esposa, Gisela Zamora, junto a la de Cambiemos.

Consultado por el tema, y en estricto off the record, un miembro del equipo de campaña del tigrense indicó que: “el plan es claro, necesitamos consolidar el poder de nuestros intendentes para que sean las puntas de lanza contra la Gobernadora María Eugenia Vidal. El objetivo es impedir que concrete su plan de obras y eso le facilite el camino a la reelección”.

Dejar una respuesta