El jefe del Bloque del PJ-FpV en el Senado, Miguel Ángel Pichetto se hizo eco de las presiones del Gobierno y los medios acerca de la chance de impedir la asunción de la legisladora electa o en su defecto desaforar posteriormente e hizo oír su decisiva voz al respecto.

En un adelanto de una entrevista exclusiva que publicará Perfil el fin de semana, Pichetto, a pesar de sus diferencias con el kirchnerismo, dejó en claro varios elementos: en primer lugar, descartó que el Senado vaya a impedir la asunción de la ex mandataria; segundo, también desestimó “el camino del desafuero” a CFK durante su mandato completo como senadora, dado que para ello debería haber sentencia firme confirmada por la Corte Suprema; y en tercer lugar, rechazó que la senadora electa por Unidad Ciudadana haya recurrido a su candidatura para conseguir la protección de los fueros ante las causas judiciales que enfrenta.

“No veo que Cristina pueda no asumir o seguir el camino del desafuero”, sostuvo el excandidato a gobernador de Río Negro en el extenso reportaje, en el que también opinó sobre la comparación del caso de la ex jefa de Estado con el del desaforado y preso De Vido, y con el del expresidente y senador condenado judicialmente Carlos Menem.

¿Por qué la importancia de la palabra de Pichetto? Es que tras los comicios del domingo, Cambiemos y sus aliados cuentan con 25 legisladores, el kirchnerismo y cercanos con 10, mientras que -si finalmente Unidad Ciudadana tiene bloque propio- el rionegrino conduce al PJ y sus aliados, que cuenta con 31 senadores, número definitorio para una hipotética embestida del macrismo contra CFK.

Al respecto, Pichetto explicó por qué no hay posibilidad de que Cristina pueda no asumir o ser desaforada durante su mandato: “El Senado tiene una línea digamos de definición, que está reflejada muy claramente en el fallo de la Cámara Federal que resolvió la procedencia de la candidatura de Carlos Menem a las elecciones recientes, que sostiene el principio de presunción de inocencia y el concepto de sentencia firme de naturaleza de cosa juzgada. Con lo cual, no veo que la voluntad popular pueda ser vulnerada por un mecanismo de desafuero en una instancia del proceso judicial, donde se está en la etapa de instrucción, en la etapa de investigación”.

En ese sentido, y ante la consulta sobre el tiempo que llevaría en tal caso todo el proceso, Pichetto advirtió que “lo que sí es cierto, que si no hay sentencia firme, tu principio de inocencia se sostiene, no se cae ese principio”, y que eso “es una línea muy clara y muy contundente desde el punto de vista judicial” que coincide con “la posición del Senado de construcción más legalista y más de reconocimiento al voto del ciudadano”.

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (PRO) y el senador del Justicialismo Federal Juan Carlos Romero polemizaron hoy sobre la posibilidad de que la cámara alta apruebe un eventual desafuero de la senadora electa, Cristina Fernández de Kirchner, en caso de que la Justicia lo requiera, en el marco de diversas investigaciones por la causa AMIA y posibles casos de corrupción.

En declaraciones a periodistas acreditados en la Casa Rosada al término de una reunión que ambos senadores mantuvieron con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio en el marco de los preparativos para la convocatoria al diálogo que el lunes lanzará el presidente Mauricio Macri, Romero opinó que un desafuero a un senador “solo correspondería en caso de que haya sentencia judicial firme” en su contra.

En tanto, el oficialista Pinedo opinó, al contrario, que “ante un pedido de (desafuero) de un juez, los legisladores deberían evaluar la situación”.

Ante la pregunta sobre si la ex presidenta podrá asumir como senadora electa, Romero respondió “yo pienso que sí, en mi opinión, en el Senado el criterio es la sentencia firme y eso lo confirmó el otro día la Corte (suprema de Justicia) respecto al caso que se planteó del ex presidente (Carlos) Menem”.

Romero señaló que en ese marco “para que el senado analice el apartamiento de los fueros a un miembro de la Cámara, desde mi opinión, no veo que previamente se pueda excluir a alguien si no hay sentencia firme”.

En cambio, Pinedo sostuvo que “lo que tienen que hacer los legisladores es: Si hay un pedido de un juez en algún sentido, analizarlo”.

“Mi fórmula es que cuando un juez pide algo, uno tiene que tener en la cabeza de que existe el 80 por ciento de probabilidades de que sea serio el pedido, y un 20 por ciento para analizar cuáles son los argumentos que utilizó el juez para pedir algo. Hoy por hoy ningún juez pidió nada, así que es una pregunta abstracta por el momento”, dijo Pinedo.

Dejar una respuesta