El famoso Colegio Cardenal Newman, ubicado en San Isidro, fue siempre sinónimo de educación diferenciada y de pertenencia, principalmente para jóvenes de familia con alto poder adquisitivo.

A pesar de la “creencia popular”, y de tratarse de un colegio con mucha y muy buena reputación, en los últimos tiempos su jerarquía a quedado sumamente manchada. El lujo, la exclusividad y el nombre quedaron por el piso, el Newman no es ajeno a escándalos.

El sacerdote dominico Luis Federico Lenzi fue separado el lunes pasado de su cargo en el colegio tras haber sido encontrado en “situaciones irregulares” con alumnos del famoso instituto.

Lenzi, por su parte aseguró a través de un audio de WhatsApp que “lo ocurrido es un enorme error” y que el tiempo le dará la razón. Su respuesta se dio a conocer mediante una grabación que fue enviada a la comunidad de la provincia de San Juan, donde estaba destinado antes, y que esta mañana se viralizó por la aplicación de mensajería instantánea.

En el mismo, el sacerdote agradece a los “queridos guerreros” la cantidad de “mensajes cariñosos y profundos que he recibido desde ayer y que son más de mil”, y asegura que “a los que me conocen no les tengo que explicar nada”.

“El Señor saca de las cosas más tontas cosas tan bonitas”, indicó Lenzi, para luego agregar que “lo mejor que pueden hacer es pedir al Señor por mí y por todos ustedes”. Ayer se conoció que Lenzi había sido apartado preventivamente “de toda tarea pastoral en relación con menores”, según comunicó la máxima autoridad de la comunidad.

El Newman informó previo al escándalo -a través de un mail del director general de la institución, Alberto Olivero, a los padres- que Lenzi fue separado tras haber sido encontrado en diferentes “situaciones irregulares” con los alumnos.

En tanto, la oficina de prensa del Arzobispado de San Juan publicó un comunicado oficial firmado por fray Javier Pose, ‘prior de la provincia Argentina de San Agustín’, para referirse al tema.

El máximo referente de la orden en la región indica que “los frailes dominicos de la Provincia Argentina de San Agustín lamentamos profundamente lo sucedido y renovamos nuestro compromiso de vivir nuestro ministerio con la coherencia y fidelidad que se esperan de nosotros”.

Los casos de abuso sexual en el Cardenal Newman:

En 2016, el colegio se vio envuelto en un escándalo cuando uno de sus ex alumnos, Rufino Varela, denunció que el capellán del colegio cuando estudiaba allí en los años setenta, Finnlugh MacConastair, conocido como el padre Alfredo, había abusado de él, y que otros 20 compañeros le habían admitido haber vivido situaciones similares.

40 años atrás, Varela le revelaba al padre “Alfredo” que el casero de su familia lo había abusado. Pero no sólo no encontró comprensión en el religioso, sino que éste luego de escuchar su confesión lo azotó y lo manoseó.

Fue recién a fines del año pasado cuando Varela se animó a confrontar a las autoridades del Cardenal Newman en relación a los abusos que sufrió a manos del capellán. Ante esto, el propio colegio admitió haber recibido testimonios de otras cinco víctimas, pero Rufino sostuvo que en total son 22 los chicos que padecieron al padre “Alfredo”.

La ola llegó incluso hasta Irlanda, país de origen de los Christian Brothers (Hermanos Cristianos), la orden religiosa que fundó el colegio. Un sargento de la policía irlandesa, Jonathan Hayes, se comunicó con Varela para solicitarle información.

Por la denuncia, el colegio de élite al que asistieron el presidente Mauricio Macri y varios de sus ministros, difundió en aquella ocasión un comunicado pidiéndole disculpas a Varela.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here