El nuevo escándalo, llamado Paradise Papers, ya vislumbra a una persona fuerte de este Gobierno, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, que según se desprende de la información, administró una gerenciadora de fondos de inversión de Miami, llamada Noctua Partners LLC, con ramificaciones en Delaware y las Islas Caimán.

Además, el funcionario fue manager de Alto Global Fund, hedge fund del conglomerado de Noctua, dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes por más de 100 millones dólares.

La información publicada por La Nación en el marco de la causa impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, el titular de la cartera de Finanzas, gerenció esos fondos offshore junto al financista argentino radicado en Miami, Martín Guyot.

Caputo y Guyot fundaron juntos Noctua Partners LLC, según informó la agencia Bloomberg, aunque en los registros oficiales del estado de Florida sólo figura Guyot.

Caputo, sin embargo, descartó una eventual incompatibilidad entre su anterior trabajo en el sector privado y su actual labor.

“No hay ningún conflicto de interés, hoy no tengo nada que ver ni con Axis ni con Noctua. Es más, hoy desfavorezco a mis ex socios, en lugar de favorecerlos”, remarcó.

En la misma línea, rechazó un potencial conflicto de interés al negociar con los tenedores de la deuda soberana argentina en default -los “holdouts”-. “La primera vez que traté con fondos buitres fue como funcionario. Ningún fondo que haya litigado contra la Argentina estuvo vinculado a Noctua, no lo creo. Si fuera así, me trago este teléfono”, dijo.

Conocida como los “Paradise Papers”, la nueva filtración se centra en Appleby, uno de los tres estudios jurídicos más selectos del mundo dedicados al armado y la administración de estructuras societarias offshore complejas. También expone la operatoria de Asiaciti Trust, otro proveedor de este tipo de sociedades, como así también material de 19 jurisdicciones secretas.

Dejar una respuesta