Se disputaban los últimos minutos del partido e Italia buscaba con centros frontales desde la mitad del campo de juego llegar al arco sueco para romper el cero en el marcador y estirar la definición del repechaje al alargue. El entrenador Giampiero Ventura llamó a uno de sus futbolistas que aguardaban en la banca: Daniele De Rossi.

Al comprender que debía entrar al campo de juego, el volante estalló: “¿Para qué carajo entro yo? No debemos empatar, debemos ganar” (Che cazzo entro io? Non dovemo pareggià, dovemo vince!”, en italiano).

Esa frase fue captada por las cámaras y rápidamente se hizo viral. El reclamo, estuvo acompañado de un claro señalamiento a Lorenzo Insigne, futbolista del Napoli y una de las figuras del Calcio.

El jugador no jugó ni un minuto en el repechaje y es uno de los preferidos por los aficionados. Además, su juego veloz y agresivo parecía ser lo que exigía el partido cerrado, pero el entrenador no lo entendió así.

Luego del partido, De Rossi se refirió al cruce y explicó: “Tenemos la costumbre de calentar tres a la vez, cuando quedan cinco minutos para que entremos de cambio. Como debíamos ganar dije que calentaran los delanteros como Lorenzo Insigne”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here