El ex canciller Héctor Timerman aseguró que “no se puede probar lo que nunca existió, no hay nada oculto, ni cláusulas secretas. Actuamos con la mejor de las intenciones” en el escrito que presentó ante el juez Claudio Bonadio, en su declaración indagatoria por el Pacto con Irán.

En la presentación, que consta de casi 300 páginas, el ex funcionario kirchnerista detalla todo el caso AMIA, desde el ataque en 1994 hasta las negociaciones con Irán, que finalizó con el acuerdo rubricado en el 2013 y al que se acusa de evitar que avance la investigación. No obstante, lo más llamativo del escrito es cuando asegura, acompañado de documentación que prueba su teoría, que Alberto Nisman estaba al tanto del tratado con el país del oriente y que “expresamente respaldó que se avanzara en las gestiones”.

“Toda medida que implique una cooperación que tenga por objeto materializar y dar respuesta a la Justicia argentina, esta Unidad la recibe con beneplácito y la encuentra altamente constructiva”, es lo que presuntamente habría dicho Nisman -fiscal a cargo de la causa AMIA desde el 2004 hasta su muerte- en uno de los documentos que presentó Timerman. De acuerdo a los archivos, el fallecido fiscal sabía desde el primer día de la negociación con Irán y avaló las medidas que luego adoptó la gestión kirchnerista e incluso omitió los cuestionamientos que iban surgiendo desde la DAIA y la AMIA en relación al acercamiento entre Argentina e Irán.

Asimismo, según señala el ex canciller, Nisman habría asegurado que “el responsable de todas las relaciones externas de la Nación es el Poder Ejecutivo”. Esto es clave, teniendo en cuenta que la causa gira en torno a la potestad que tenía o no el gobierno kirchnerista para establecer el acuerdo con Irán, que luego fue refrendado por las dos cámaras del Congreso. Según revela Timerman, en ese momento Nisman apoyaba el pacto que hicieron los K. “Es judicializable si se puede establecer que el Estado causó un agravio adrede”, sostine el abogado Hugo López Carribero, director del Instituto de Derecho Penal.

En la presentación que Timerman otorgó a la Justicia, el ex funcionario expone los pormenores que llevaron al gobierno anterior a cerrar el polémico acuerdo, niega cualquier tratado ilegal, cuestiona duramente a las organizaciones judías DAIA y AMIA, y rechaza la existencia de una reunión secreta en Aleppo con enviados de Teherán. “Si los sospechosos eran iraníes, ¿con qué otro gobierno podíamos resolver la controversia?”, mantuvo Timerman en su defensa.

“Pensé que esta misión era la más importante de mi vida y que una vez finalizada podía retirarme satisfecho de haber cumplido con mis ideales como persona y mi deber como canciller”, finaliza Timerman, y en el último renglón apunta directamente contra el juez Bonadio: “Mientras usted siga a cargo del caso no, pero alguna vez será Justicia”. Días después, sacó un comunicado donde declaró que por el “delicado estado de salud quizás no vea la finalización” de las causas.

Dejar una respuesta