Un vuelo de prueba de la low cost Fly Bondi tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en la provincia de Córdoba por una falla en los motores. Se trata de la compañía que está apuntada por sus vínculos con el vicejefe de Gabinete y que iba a comenzar a operar desde el aeropuerto militar de El Palomar.

El hecho ocurrió el último lunes en el aeropuerto Ambrosio Taravella de la ciudad mediterránea. Allí, el vuelo FO 2710 de Fly Bondi debía despegar a las 11 pero lo hizo a las 11:23, según los registros del propio aeropuerto y la información provista por el sitio especializado Aviación en Argentina. El mismo duró solo 11 minutos, producto de una falla en el motor que obligó a retornar rápidamente a las pistas.

Se trata de un vuelo de prueba antes de comenzar a vender oficialmente los vuelos comerciales, informaron desde la compañía. Fuentes de la empresa minimizaron el hecho y aseguraron a El Destape que se trató de algo “normal”. Aclararon a su vez que se trataba de un vuelo de prueba y no uno convencional.

Fly Bondi se encuentra hoy en día en un pantano legal, producto de la impugnación judicial que recibió para no poder utilizar el aeropuerto de El Palomar como su base central. El mismo era exclusivamente para uso militar hasta que el Gobierno, a través del decreto 1092/2017, lo incorporó al sistema nacional de aeropuertos.

Además, Fly Bondi fue denunciada penalmente por la asignación de las rutas aéreas y los presuntos vínculos entre esa compañía y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. El dueño de la empresa es un ex socio de Quintana en el fondo Pegasus.

Dejar una respuesta