El pueblo de La Merced, que próximamente será ciudad sufre la impiadosa gestión de un intendente que lleva 27 años ininterrumpidos en el poder. El mandatario, Juan Angel Perez, ha llevado a una de las mas pintorescas localidades salteñas a un situación de desastre.

La Merced es una localidad del departamento Cerrillos, provincia de Salta, en Argentina. Se encuentra a la vera de la RN 68, a 23 km al sur de la Ciudad de Salta, capital de la provincia. Se encuentra en el Valle de Lerma. Su principal fuente económica es la producción de tabaco Virginia, ya que constituye la actividad que demanda mayor cantidad de mano de obra y asimismo genera la mayor cantidad de ingresos. Esa actividad tiene sus orígenes por la década del 40, cuando comienzan los primeros cultivos en la zona. La producción porotera en la zona, es también importante fuente de ingresos económicos para La Merced. Esta actividad creció debido a la crisis del sector tabacalero y la necesidad de reconvertir la producción local.

Pérez lleva 24 años al frente del Ejecutivo Municipal, y en todos estos años la gestión se fue por un pozo ciego. Sin cloacas y con un enorme déficit habitacional el gasto en “publicidad y propaganda” se incrementa constantemente.

Para algunos concejales cercanos al intendente, el gasto de pauta es algo positivo, ya que de esta forma se puede mostrar el crecimiento de este municipio. Lo que la comuna de La Merced aún intenta comprender es cuál es ese crecimiento. Recientemente un grupo de madres avanzó sobre un terreno reclamando una salida al déficit habitacional, con dos palmadas en la espalda y algunas promesas tuvieron que desistir del intento de usurpar el predio. (Sic.  Salta La Verdad)

Las últimas lluvias, ocasionaron una inundación por obras que fueron aprobadas hace más de 5 años, pero nunca fueron realizadas. El intendente manifiesta a los vecinos que ni Uturbey ni el gobierno nacional le mandan los fondos para avanzar en dichas obras. La realidad es que el nunca se preocupo en resolver los problemas tremendos de agua, cloacas e inundación que sufren todos los habitantes.

La Merced tiene 12.000 habitantes que viven en la máxima desprotección cuando hay un gobierno que se adueñado del pueblo y no rinde cuentas de sus actos.

En Salta también existen los barones del conurbano. Son intendentes impunes, que se re re re re re re eligen de manera eterna y que diluyen el ejercicio democrático con todo tipo de prácticas “non sanctas” para mantenerse en el poder y se cobijan a la sombra de un poder ejecutivo, legislativo y judicial que hace culto y tributa a los corruptos que aportan fondos a sus fines.  Pérez manifestó en tono burlon cuando renovo su mandato por solo 16 votos: “para eso la Constitución lo permite, la gente es la que va a las urnas y elije, yo no me elijo solo”.

Dejar una respuesta