El salto en el dólar es un dolor de cabeza para quienes hayan firmado la entrega de un crédito hipotecario pero aún no hayan recibido el dinero. Es que desde diciembre hasta ahora el tipo de cambio se movió cerca de un 15%, al pasar de un valor en torno a los $17,40 a los casi $20 actuales.

Esto implica que un préstamo de un millón de pesos compra en vez de los 57.000 dólares de fin de año unos 50.000, es decir, una pérdida que ronda los u$s7.000.

Esta diferencia en el tipo de cambio “no está contemplada en los hipotecarios”, advierte el analista de mercados Christian Buteler, ya que “hay una ventana de 45 a 60 días” entre que el crédito es otorgado hasta que el comprador embolsa el monto para adquirir la casa.

“Cuando ocurrió eso antes de las elecciones, el Banco Nación salió a cubrir esa diferencia, pero eso ahora no está pasando”, explicó el experto.

Desde su mirada “como no estamos en un proceso electoral, los tomadores de estos préstamos quedaron a la deriva, nadie salió a defenderlos”.

A su vez, la devaluación de estos días repercute sobre el precio de las propiedades, ya que están nominadas en dólares, por lo que habrá que pagar más pesos por las viviendas.

En ese sentido, el “pass through” sobre los precios definirá también el futuro de las cuotas de los hipotecarios nominados en UVA, que ajustan su valor por inflación.

“Los deudores pagarán cuotas mayores y se incrementará su deuda”, añadió Buteler. Es que a diferencia de otros préstamos, en los UVA el monto otorgado para la casa se va actualizando al mismo ritmo que el resto de los precios.

Dejar una respuesta