Mientras las ventas en los hipermercados cayeron entre 1% y 2% en enero último, los industriales de la alimentación y artículos de tocador ya aumentaron hasta 6% diversos productos de la canasta básica familiar, en algunos casos muy sensibles, y esta suba será trasladada desde la próxima semana tanto a las cadenas de hipermercados como a los mayoristas, en un contexto de disparada del dólar e incremento en las naftas.

Aunque el Ejecutivo proclame una meta anual de inflación de 15%, ya es muy poco creíble debido a que, por caso, las compañías industriales que dominan el mercado alimenticio -en varios de sus rubros- aprovecharon nuevamente para remarcar sus productos, alza que llegarán a un 6 por ciento y sin dar razones a los supermercados.

Los bienes más significativos que incrementarán sus precios son la leche fluida y en polvo, el aceite, galletitas, polenta, mermeladas y conservas de tomates, en algunos casos de la marca Arcor, señalaron este martes fuentes comerciales a Crónica. “Están apareciendo listados nuevos cada quince días. Como las argumentaciones nunca aparecen, suponemos que es por efecto del dólar y el incremento reciente en las naftas”, dijeron desde el sector del retail.

El plan del gobierno sufrirá, de esta forma, otro impacto importante, luego de enero, frente a las expectativas oficiales de que los empresarios “pongan” su parte en la recuperación de la economía. También es cierto que no ha habido intervención para sentar a los formadores de precios en una mesa con el Gobierno.

Desde una cadena de hipermercados se limitaron a explicar que recibieron las listas de los proveedores y que inexorablemente los aumentos se materializarán. Consultadas las fuentes, nuevamente la ausencia de razones concretas para remarcar precios es lo que domina la escena. Los formadores de precios, tanto la industria como los supermercados, en este caso, siguen manejando el mercado y deciden cuándo y cuánto aumentan los valores de los bienes.

“Si subieron las naftas, sabés que tenés otra larga tanda de aumentos. Y ni que hablar cuando lleguen los aumentos en el transporte. Si el Estado no interviene, van a tener que redefinir las metas de inflación”, manifestaron desde una conocida cadena.

Menos ventas

El sector supermercadista sufrió una caída en las ventas de entre 1% y 2% en el mes de enero y proyecta igual descenso para este mes, y algo inferior para marzo, indicaron las fuentes del retail. Desde las grandes superficies comerciales señalaron que “las expectativas no son positivas”.

Para los supermercados, por otro lado, la reforma impositiva ataca al sector y provocará una suba de los costos. “La mayoría de las provincias está subiendo el impuesto a los Ingresos Brutos (al máximo del 5 por ciento) y esto nos va a afectar y va a verse probablemente en las góndolas”, añadieron desde el retail.

“Tiene que haber una medida urgente que inyecte dinero en el mercado. El poder adquisitivo está deteriorado y no hay indicios de una mejora. Las primeras marcas se compran poco y la baja de la calidad de las compras es muy notable”, describieron en los híper.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here