Un agente de la vieja SIDE, comentó en un conocido lugar de encuentro de periodistas y agentes de inteligencia, que Gustavo Arribas, titular de la AFI, le llevó al presidente Macri la certeza de que Hugo Moyano había sido el que transformó en noticia – escándalo lo de Sandra Herrera, la ex empleada del ministro Triaca, que dejó mal parado al gobierno de Cambiemos, porque a raíz de este escándalo se conocieron los desmanejos en el SOMU.

Esta misma fuente comentó que en una reunión en la residencia de Olivos el primo de Mauricio, Jorge Macri, intendente de Vicente López, recibió una abultada carpeta que los agentes de inteligencia habían reunido, de los manejos de la familia de Moyano.

Según el ex agente que participaba de Sala Patria, Jorge Macri instruyó a su secretario de gobierno, el abogado Enio Vittorini, para que realizara la denuncia ante el juez Néstor Barral de Morón, pidiendo que se levantara el secreto fiscal y bancario por compra de propiedades en Parque Leloir, por parte de los Moyanos.

El doctor Daniel Llermanos, abogado de Moyano, dijo que Vittorini había declarado recibir bajo la puerta los datos que presentó en la Justicia de parte de un anónimo.

Según Llermanos, es imposible que tiren bajo la puerta como expresó el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Vicente López tanta información, porque no pasaría por ninguna.

La verdad es que Mauricio Macri se había confiado en el trabajo de Gladys González, la actual senadora de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, cuando la mandó de interventora política al SOMU, en que se armaría una lista para normalizar el gremio y que le fuera afín al gobierno.

La lista la armaron, pero el resultado fue impensado. Salió electo por mayoría el moyanista Durdos, a quien ya le deberían haber entregado el gremio, pero el juez Canicoba Corral, ante lo inesperado del triunfo del moyanista y la promesa del vencedor de investigar desde Gladys González para abajo a los 200 miembros que nombró el macrismo en el SOMU, le hizo lugar a otro candidato, Rolando Alfano, a quien en su momento la misma justicia electoral macrista no le aprobó la lista y lo dejó afuera; tomándose de esa excusa Canicoba Corral quiere nombrar dos veedores judiciales para quitarle poder al secretario electo.

La verdad es otra.

Sergio Ramiro Tejada, cuñado de Canicoba Corral, fue nombrado cuando se intervino el gremio, al frente de la obra social, y según dicen en círculos allegados a Moyano, de allí salió el dinero para la campaña de Cambiemos.

Esta es la verdadera razón del enojo de Macri por el escándalo de Sandra, la empleada de Triaca, a quien el ministro había nombrado en el SOMU.

El ex integrante de la SIDE, que trabajó en Sala Patria, aseguró que Moyano ya sabe que la información de la denuncia salió de la Secretaría de Inteligencia, y que no es como creen todos, que porque aparecieron las causas hace una marcha, sino al revés: porque anunció la marcha activaron las causas.

Moyano pretendió poner en off side a Jorge Triaca. Macri lo tomó como algo personal y estalló la bronca.

Fuente: MIguel De Renzis.

Dejar una respuesta