Se reunirán hoy desde el mediodía, en un clima de tensión. Los funcionarios intentarán evitar una medida de fuerza.

Al mediodía, en el Ministerio de Economía provincial, los funcionarios reciben a los gremios docentes, para intentar llegar a un acuerdo salarial y así evitar las medidas de fuerza. Pero el escenario no es el ideal. Con el Frente de Unidad dividido, desde el gabinete de María Eugenia Vidal deslizaron la posibilidad de “mejorar la propuesta con algo”. Ese “algo” sería la cláusula de revisión.

UDA adelanto que de ser así, aceptaría. El resto -con Suteba a la cabeza- no descarta postergar el inicio de clases. En la reunión llevada a cabo la semana pasada, la provincia ofreció un aumento del 15% sin cláusula gatillo y un plus anual extraordinario de $6.000 por presentismo.

Como era de esperarse, los docentes rechazaron la propuesta por “perversa”, según Roberto Baradel. “La provincia está en condiciones de hacer una oferta mejor y si no lo hace, es porque hay una decisión política de bajar los salarios de los docentes, lo cual no vamos a aceptar”, siguió en aquel entonces el titular de Suteba.

La herramienta que puede acercar ambas posturas es la cláusula gatillo. Para “Robi”, “si el gobierno actúa con razonabilidad, no debería haber conflicto”. Sin embargo, días atrás el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, destacó que “para distintos momentos macroeconómicos hay distintas herramientas” y, en ese sentido, destacó que “no necesariamente las herramientas son eternas ni mágicas, ni tampoco son endemoniadas”.

Es por eso que la negociación tiene un punto importante para destrabar.

Ayer, fuentes cercanas a Vidal dijeron que “algo le vamos a sumar a la propuesta anterior. Podría ser la cláusula de revisión”. En esa línea, Edith Contreras (UDA Buenos Aires) resaltó que “nuestro gremio está dispuesto a aceptar una oferta del 15% con cláusula de revisión en una fecha puntual. Queremos negociar con los chicos en el aula”

Dejar una respuesta