En una banqueta del Hotel Hyatt, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, confiesa ante un grupo de periodistas estar preocupado por el boomerang contra la globalización. El ex canciller y secretario de Hacienda mexicano vino a Buenos Aires con el objetivo de reforzar el sistema multilateral, durante los dos días de la reunión de ministros de Finanzas y directores de bancos centrales, del G20.

En esa línea, buscará que los países sientan las bases para gravar la economía digital y que las empresas multinacionales paguen impuestos. En el plano local, apoya las políticas del gobierno de Mauricio Macri y da a entender que en mayo la Argentina sería formalmente nominada como candidata a ingresar a la OCDE, donde priman los países desarrollados, y es el club al que quiere pertenecer el líder del PRO.

 

 

¿Hay alguna fecha estimada para que la Argentina ingrese a la OCDE?

Estamos en un proceso. Primero, la Argentina cuenta con una gran simpatía entre países de la OCDE. Vamos en camino de estar en un país más moderno, eficiente, con mejores resultados para el bienestar de la población. Más crecimiento, menos inflación. Eso lo reconocen todos los miembros de la OCDE. Hay seis países que solicitaron ingreso en este momento: la Argentina, Brasil, Bulgaria, Croacia, Perú y Rumania. Los miembros de la OCDE están evaluando a los países que solicitaron entrar de cara a la ministerial del 31 de mayo. Para entonces, la idea es que exista una decisión: qué países inician el proceso y en qué orden.

¿Es decir que la Argentina no ingresaría antes de 2019?

Lo que yo esperaría es que durante 2018 se detone un proceso en el que Argentina ya se convierte en candidato. Hay una serie de consultas con 25 comités diferentes. Cada comité dictamina qué tan consistente es en Salud, Educación, el Sector Privado, Impuestos. Todos ellos van a tener su plática independiente con la Argentina. Hasta que, espero, dentro de 2 o 3 años cada comité me envía una carta en que recomiendan que Argentina sea miembro.

¿Cuáles son los temas que va a discutir la OCDE en el G20?

Uno de los temas que vamos a discutir son los impuestos. Aquí reportamos regularmente el modelo de Intercambio de Información Automática que significa que ya no hay donde esconderse. Hoy en 149 jurisdicciones adheridas al Foro Global sobre Transparencia Fiscal, donde quiera que se cree una cuenta bancaria por alguien no nacional, extranjero, el banco le informará a la autoridad de ese país. Esa autoridad fiscal tiene la obligación de informarle al país de origen del ciudadano.

¿Van a presentar un informe sobre impuestos?

Hay dos temas. El informe general sobre qué tanto hemos avanzado. Lo que queremos hacer con las empresas multinacionales es lo mismo que estamos haciendo ahora con los individuos a través del Intercambio de Información Automática. Entonces, que tengan la obligación de reportar país por país cuánto ganan. Tienen que pagar donde se generan las utilidades, los beneficios.

Luego hay un capítulo especial. ¿Cómo vamos a gravar a las empresas digitales? Estamos hablando sobre cómo ponerle impuesto a una economía mundial crecientemente digitalizada. Ya cada empresa grande o pequeña tiene su venta digital. Entonces tienes una economía mundial digitalizada. Y, ¿cuál es el peligro de que no puedas regular cómo aplicar los impuestos? Que la base fiscal se te hace más chica. La parte no digital se te está haciendo cada vez más pequeña aunque es una economía que está creciendo. Al ministro de Hacienda se le va como el agua. Tenés una erosión de la base fiscal muy grave y tienes que encontrar una forma de gravar la economía digital.

¿Qué dice el informe de la OCDE?

Dice que, a marzo de 2018, en los países no existe un consenso sobre la mejor forma de enfocar el tema. Algunos países quieren tomar medidas de corto plazo, sobre la facturación. Otros quieren un impuesto adicional a la facturación. Otros sobre base de hacer todo más transparente. Otros que está bien así como está. Segundo, que no estamos invitando a que países tomen medidas de corto plazo. Decimos que en 2020 hagamos un informe final. Pero el tema es que en materia de impuestos cada país es soberano. Incluso en la UE. No hay autoridad de impuestos europea. Entonces estamos tratando de coordinar el tema de los impuestos.

¿Su recomendación?

Soluciones multilaterales, colectivas de cooperación internacional como lo hemos hecho para el Intercambio de Información Automática.

¿Y que la economía digital tiene que ser gravada?

Como principio, absolutamente. No hay remedio. El 21 de marzo la Unión Europea va a anunciar que tiene un proyecto. Nosotros estamos recomendando que los países tomen su tiempo.

Dejar una respuesta