La deuda en dólares ya casi triplica el nivel de exportaciones, una de las medidas de sostenibilidad de la deuda que toma en cuenta el Ministerio de Finanzas. Los pasivos en dólares considerados bajo este criterio representan el 293,1%, el número más alto desde 2005. Otro de los indicadores publicados oficialmente marca que los intereses de la deuda es equivalente al 10,4% de los recursos tributarios totales del Estado.

De acuerdo al último informe de deuda pública difundido el fin de semana por Finanzas, con datos hasta el tercer trimestre del año pasado, los pasivos llegaron a 319.422 millones de dólares. En la comparación interanual, el monto por títulos públicos a mediano y largo plazo creció 22% desde los 173.564 millones hasta los 212.425 millones. Respecto a la deuda a corto plazo, la cantidad de letras del Tesoro crecieron desde los 7.441 millones hasta 13.914 millones.

En el capítulo en que analiza la sostenibilidad de la deuda pública, Finanzas estima que con los últimos datos disponibles los pasivos en dólares ya representan el 293% de las exportaciones totales. En la ciencia económica suele considerarse a este indicador como una alternativa para conocer el peso de la deuda de un país, ya que la comparación con las ventas al exterior marca la capacidad del país de generar las divisas que repagarán esa deuda. El porcentaje en cuestión es el más alto desde 2005. En el año de la crisis de deuda de 2001, para comparar, este índice contra las exportaciones fue de 448%, menos del doble que la cifra actual.

Entre otros indicadores alternativos de sostenibilidad de la deuda, Finanzas destaca que los intereses totales pagados ya alcanzan el 10,4% de los recursos tributarios que ingresan al Estado, que también es un número inédito desde 2005 pero aún lejos de los picos durante los años de crisis económica.

Respecto a los servicios totales pagados, el último dato disponible marca un nivel equivalente 61,6% de la recaudación. El indicador más convencional, que mide el stock de deuda contra el tamaño del producto bruto demostró que la deuda performing y a reestructurar está en niveles de 52,9%, un incremento de poco más de cuatro puntos desde finales de 2015.

Por otra parte, avanzó el proceso de pesificación de la deuda pública. Hacia el tercer trimestre de 2016 la proporción entre pasivos en pesos y en moneda extranjera era de 27,41% y 72,59%. Un año después esas cifras cambiaron a 30,08% y 69,92% respectivamente. La tasa ponderada entre todos los instrumentos de deuda del Estado (en pesos ajustados o no al CER, dólares, euros y otras monedas extranjeras) fue de 6,4%, mayor al 5,23% de un año antes y poco más de 6,24% registrado a mitad del año pasado.

Una porción cada vez menor de deuda se mantiene aún fuera de los procesos de canje. Actualmente esa cifra se ubica en los 2.865 millones de dólares, de los cuales alguna parte todavía está siendo disputada en la justicia norteamericana.

via BAENEGOCIOS.COM

Dejar una respuesta