En Columbia Británica, Canadá, científicos observaron por primera vez cómo una orca macho ahogó a una cría de la misma especie para poder aparearse con su madre.

De acuerdo con CBC News, el hecho se desarrolló cerca de la costa de la isla de Vancouver el 2 de diciembre de 2016, pero recién ahora fue publicado por la revista Scientific Reports.

Jared Towers y sus colegas detectaron unas llamadas extrañas procedentes de orcas, y las rastrearon. El equipo observó dos grupos de animales, uno consistía de una ballena asesina junto con sus crías, y el otro de un macho de 32 años con su madre de 46.

Cuando ambos grupos entraron en interacción, los investigadores pensaron que las orcas encontraron una presa, pero luego se dieron cuenta de que una cría recién nacida “no salía totalmente a la superficie”. Después, observaron al macho pasando cerca del barco con “la cría colgando de su boca”.

Resultó que el macho agarró a la cría y la arrastró lejos de su madre. Tras esto, fue mantenida debajo de la superficie hasta morir ahogada. “Estábamos realmente horrorizados y fascinados”, agregó al recordar la escena.

Los investigadores creen que la cría no fue asesinada como una presa, sino que se trató de un ejemplo del llamado comportamiento sexualmente seleccionado: el macho de 32 años la asesinó para poder aparearse con su madre.

El infanticidio sucede entre los mamíferos, por ejemplo, entre los leones. Sin embargo, se trata del primer caso documentado entre orcas.

Además, según destacan los científicos, el caso observado en Canadá cuestiona la creencia de que las ballenas asesinas hembras son selectivas respecto a los machos. Según Towers, “ahora estamos empezando a pensar que es muy probable que las hembras no tengan muchas opciones a la hora de reproducirse”.

Dejar una respuesta