El gobernador de San Juan, el peronista Sergio Uñac, fue uno de los mandatarios que estuvieron en Mendoza en los actos de la Vendimia. Tras el tradicional desayuno de Coviar donde se analizó la perspectivas del sector, el sanjuanino tuvo un encuentro con dirigentes del PJ y de allí partió rumbo a Canadá, a participar en una feria minera para promocionar inversiones en la provincia.

Luego de la reunión partidaria, Uñac tuvo tiempo para un café con Ámbito Financiero, donde dijo que su participación en el rearmado del peronismo “es sólo colaborativa”. Sin embargo, señaló que la reconstrucción tendrá que ser “de abajo hacia arriba” y que “el kirchnerismo tendrá que ver cómo se siente en el partido”. Destacó el potencial minero de San Juan y ve una amenaza en la profundización de las importaciones. Sobre su vínculo con Nación: “Es una relación inteligente de parte de ambos”.

Periodista: ¿Cómo ve la situación de las economías provinciales?

Sergio Uñac: Hay medidas que han sido bien tomadas y han repercutido favorablemente dentro de las inversiones que hoy están. Pero está costando que lleguen nuevas inversiones. Reconocemos el esfuerzo de Nación en este sentido. En San Juan, en el sector minero, se mantienen tres proyectos que estaban originalmente. La eliminación de las retenciones fue una medida bien vista por el sector en general. Además, sin ser un año extremadamente positivo es un año bueno para la vitivinicultura. Sí vemos como amenaza el ingreso de importaciones, en cualquier orden de las cosas que nosotros producimos. Si vamos a la vitivinicultura, el ingreso de vinos de Chile complica, porque es un mercado de expectativas que se maneja con señales concretas. Aunque se importe vino al mismo precio que se produce en el país, de todos modos hace caer el precio.

P.: ¿Cómo impacta el Pacto Fiscal en la provincia?

S.U.: En San Juan en todos los parámetros estamos sobrecumplidos. No hay una incidencia directa. Tenemos excluidas de Ingresos Brutos a las actividades primarias y estamos cobrando el 3,6% a las demás actividades cuando hay provincias que orillan el 10% y el límite está entre el 4% y el 5%. Estamos por debajo, estamos bien. Conduzco una provincia que tiene equilibrio fiscal, que ha tenido buenos años. Hay un esfuerzo conjunto con Nación para potenciar las economías regionales. Algunos resultados se han logrado y otros no. Tenemos mucha industria textil, por ejemplo, y la importación nos complica. Eso llevaría a una competencia desleal. Lo veo como una amenaza en el horizonte inmediato.

P.: La mayoría de las provincias tiene problemas fiscales, ¿qué hizo San Juan distinto o con qué se benefició para llegar al equilibrio?

S.U.: Tener responsabilidad fiscal, no gastar más de lo que ingresa. Es lo mismo que en cualquier economía, inclusive una familiar. Haber diversificado la economía también nos favoreció. Hay provincias que tienen actividades vedadas. Nosotros hemos abierto, con mucho respeto por el medio ambiente, todas las actividades: agricultura y ganadería, industria alimenticia, textil, autopartista, farmacéutica. También apostamos por el turismo. Los eventos culturales y deportivos hicieron que el año pasado tuviéramos ocho meses de ocupación hotelera plena. Eso potencia el comercio. La minería en todas sus escalas ha dado alivio a las finanzas provinciales. También hubo un ordenado plan de obra pública. Vamos achicando gastos corrientes y aumentando la inversión pública, que genera mano de obra.

P.: Respecto a la minería, ¿qué expectativas tiene de las reuniones que tendrá en Canadá?

S.U.: Muchas. Voy a Canadá con dos herramientas: una que dependía de mí y otra que fue consecuencia de las medidas que hemos tomado. Desde 2015 hay una fuerte presencia del Estado en el desarrollo de cualquier actividad económica, fundamentalmente en la minería. Eso llevó a que en el indicador Fraser ascendiéramos 33 puestos en el ranking mundial y quedáramos como tercer destino de América Latina y el primero del país, por la confianza que generamos. Voy con ese dato, objetivo. Y con una herramienta que hemos aprobado en la legislatura provincial, con la cual el Estado se compromete mínimamente en desarrollo de la exploración minera, que es la primera etapa y la que genera luego la extracción. Nos involucramos hasta un 20% en esa inversión. Es una señal de que vamos a dar seguridad jurídica y que hay un compromiso estatal.

P.: La minería también le trajo dolores de cabeza con los accidentes del año pasado de Barrick

S.U.: Me trajo más soluciones que complicaciones. Con los incidentes de Barrick lo que hice fue aplicar el código y las leyes de minería. Multamos a la empresa. Fue la multa más alta de la minería argentina: $270 millones acumulados en dos años. Paralizamos la actividad y desarrollamos un proyecto de reingeniería que tuvieron que ejecutar. Eso repercutió en el índice. Convertimos los problemas en una oportunidad.

P.: Vuelvo al equilibrio fiscal, ¿le permite tener una posición más firme con Nación?

S.U.: Muy afín a nuestro movimiento: la independencia económica da soberanía política. Tienen que ver. Pero no vinculo mi relación sobre eso. Los sanjuaninos esperan que yo tenga equilibrio fiscal, que cumpla expectativas de obras públicas, construcción de viviendas, puentes, canales, hospitales, escuelas. Esa es la primera meta. No tengo equilibrio fiscal para ver cómo me relaciono con Nación. Tengo equilibrio fiscal porque es lo que corresponde y a lo que me comprometí. Pero mantener los números equilibrados y no tener una dependencia alta da cierta situación de manejo, puede ser. Pero la relación es respetuosa. Es inteligente de parte de ambos. Acompaño en lo que puedo. Y cuando empieza a rozar mi identidad y mi pertenencia a un proyecto político mantengo distancia.

P.: Sin embargo, esa relación cambió en el último tiempo.

S.U.: Puede ser, pero no de manera tan sustancial. Cambió de manera razonable. Los gobernadores que acompañaron proyectos que yo no acompañé deben tener un trato mejor, es probable. Yo lo entiendo así. Cuando tomaba decisiones sabía lo que podía pasar. Pero tengo un absoluto respeto por el presidente Mauricio Macri y sigo sosteniendo que le tiene que ir bien.

P.: Se lo ve muy comprometido con el rearmado nacional del PJ.

S.U.: A nivel colaborativo, no de otra manera. El foco sigue estando en la provincia.

P.: ¿Cree en la unidad del PJ?

S.U.: Es el único camino, vamos a ver si lo podemos lograr. El peronismo deberá elaborar un proyecto y buscar alguien que sintetice ese proyecto. No puede hacer las cosas al revés. Además, la discusión del peronismo debe ser interna, porque a la sociedad no le interesa cómo le va al peronismo, si se reorganiza o no. Es una herramienta nuestra para poder comunicarnos y presentar a la sociedad una oferta electoral. Por eso la discusión tiene que ser hacia adentro. Si no entendemos esto estaremos comunicando algo que a la sociedad no le interesa.

P.: También se lo ve reunido con intendentes y dirigentes del PJ, ¿avanzaron en esa idea programática?

S.U.: Me han visto con varios dirigentes. También estuvimos con Juan Manuel Urtubey acá en Mendoza, con exgobernadores, intendentes, legisladores. La reconstrucción del peronismo será de abajo hacia arriba. Es difícil porque es un partido muy verticalista. Siempre encontramos un líder que dio un marco de organización. Pero hoy las demandas de la sociedad son distintas, y tenemos que reconstruir la relación desde abajo. Van a tener mucho que ver las unidades básicas, las juntas departamentales, los partidos provinciales. Eso desde lo político. Desde lo institucional: los intendentes tendrán la tarea más importante en la reorganización partidaria. Lo que venga se va a cimentar desde los intendentes a los cargos de mayor jerarquía.

P.: ¿Qué lugar ocupa el kirchnerismo en ese espacio?

S.U.: El lugar del kirchnerismo no lo debo definir yo. Tiene que ver con cómo se sienten ellos dentro del partido. Es una respuesta que tienen que dar ellos. Yo soy parte del peronismo.

Entrevista de Ariel Basile

Dejar una respuesta