Los goles se hicieron esperar en el Parque Antártica del Palmeiras, ya que el 1 a 1 se decidió pasado el tiempo reglamentario y por dos errores individuales de cada equipo. Pero antes de esto hubo un partido, en un cancha donde el terreno no se encontraba en buen estado y se complicó bastante para la elaboración de juego.

Durante la primera parte, Boca fue quién impuso condiciones ante un rival muy nervioso, acelerado y presionado por su propio público, ya que venía de una dura derrota como local ante su clásico rival por el torneo local. Tal es así, que Felipe Melo mereció ver la roja a los 15 minutos, por una dura plancha contra Wanchope, en la disputa por una pelota. El dominio de la visita no se trasladó en llegadas claras, es más, la más peligrosa fue de Palmeiras, a través de un remate de Lima desde el borde del área, pero la pelota se fue al lado del palo derecho de Rossi, 0 a 0 y al descanso.

En la segunda etapa, los locales lograron hacerse dueños del partido un rato, ante un equipo Xeneize bastante pasivo, esto preocupó a Guillermo y comenzaron los cambios. Tevez por Cardona, con alguna molestia y luego ingresaría Vergini por el lesionado Golts.

El encuentro era muy discreto, él local mostraba voluntad pero poca creatividad, y parecía que el empate estaba encaminado. Pero a treinta segundos del final, Jara quiso rechazar y le pifió a la pelota, Guerra la tomó y tiró un centro tres dedos para que Keno la empuje al gol. Arriba el local sobre la hora, se levantó él cartel adicionando 4 minutos más y a los 92 ,Boca encontró otro nuevo gol salvador y agónico.

Pelotazo de Fabbra a espaldas del lateral brasileño para Pavón, el central Antonio Carlos salió al cruce y calculó mal el pique de la pelota, lo que permitió que el veloz delantero llegara sobre él final de la cancha y metiera un centro atrás, que Tevez conectó para empatar él partido, 1 a 1, resultado que se ajustó a lo hecho por ambos y otra vez el equipo de los mellizos se lleva algo en la última jugada.

Por Primo Vazquez

Dejar una respuesta