La producción local de electrodomésticos sigue en caída mientras la importación de estos productos registra aumentos de hasta el 417% en dos años.

Así lo indica un estudio del Observatorio económico de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNdAv), el cual señala que las importaciones de productos electrónicos para consumo final crecieron 140% durante 2017, respecto de 2016.

“La producción del sector tuvo un fuerte retroceso a partir de 2016 producto de las políticas económicas implementadas por el actual gobierno”, indica el análisis sectorial.

En la línea blanca, se observa una leve recuperación en algunos sectores si se compara la producción de 2017 con la de 2016, pero todavía no se llega a alcanzar los niveles de 2015.

El sector más afectado es el de aires acondicionados que había mostrado ser uno de los más dinámicos con altas tasas de crecimiento entre 2009 y 2014.

La producción de equipos se contrajo en un 41,3% pasando de fabricarse 1,8 millón de unidades en 2015 a solo un millón durante el año pasado.

Le sigue, en términos de caída, la producción de los microondas que registró una baja de 16,4% respecto a 2015; seguido por lavarropas y secarropas que se contrajeron 12,3%; heladeras y frezzers que cayeron 11,2%; y cocinas, que retrocedieron 1,8 por ciento.

Sin embargo, las importaciones fueron en sentido contrario: a modo de ejemplo, las compras externas de lavarropas que en 2015 alcanzaban las 23.700 unidades llegaron a acumular 122.700 unidades en 2017.

Lo mismo sucedió con los aires: las compras externas pasaron de 71.6000 unidades en 2015 a 215.900 en 2017. Las importaciones de heladeras crecieron 156,1%, al pasar de 121.700 unidades en 2015 a 312.000 en 2017.

Dejar una respuesta