La Red Federal de Familias impulsa un proyecto para la protección de la mujer embarazada en riesgo y del niño por nacer, con cláusulas precisas y bajo lo que indican la Constitución Nacional y las convenciones internacionales con rango constitucional.

El proyecto fue sostenido por María de los Angeles Mainardi, de la Red de Familias, desde el estrado ante la enorme muchedumbre reunida en la marcha por la vida el domingo 25 de marzo en cercanías de la Facultad de Derecho de la UBA.

Se trata del proyecto 324/18, presentado con el máximo de firmas permitido y apoyado por legisladores de diversas provincias y de distintos partidos (Coalición Cívica, Pro, UCR, Frente para la Victoria, Demócrata Cristiano, Partido Bloquista, etc.), cuyos nombres fueron citados y aplaudidos en esa convocatoria.

“No sólo decimos no al aborto, decimos sí a la vida –dijo Mainardi- y tenemos una propuesta superadora: es el proyecto que venimos presentando desde el 2010.”

“Aquí estamos, como están todos ustedes”, expresó. “Hemos venido por nuestra cuenta. Aquí no se le ha pagado a nadie para venir, porque la sangre de nuestros hijos no tiene precio”.

Agradeció la presencia de los hombres en la convocatoria, a quienes estimó como “los grandes invisibilizados” en el tratamiento de la despenalización del aborto, donde los padres no aparecen. A su vez, cuestionó la posición de aquellos hombres que hablan a favor del aborto; consideró que a su irresponsabilidad suman crueldad.

“Una mujer que pide un aborto no es una madre que quiere matar a su hijo. Es una mujer desesperada que pide ayuda y el Estado debe dársela.”

La oradora hizo algunas observaciones puntuales: al proyecto 324/18 lo hacen pasar por la comisión de presupuesto y el proyecto de aborto no pasa con presupuesto. Apuntó que “si las abortistas mienten hablando de 500.000 abortos, sería necesario disponer de 500.000 camas”.

Y si no pasa por presupuesto, se preguntó ¿cómo harán los abortos?. Morirán mujeres y en mayor escala, como, deslizó, donde se ha difundido más el aborto legalizándolo.

“Dicen que comprarán medicamentos que son para otro fin, para generar más negociados con los laboratorios”, agregó. Y preguntó: “¿Con qué plata? Si no pasa por presupuesto”.

Supuso que se lo sumarán a las provincias, “que ya tienen las arcas agotadas”.

“No queremos el aborto -reafirmó- pero queremos coherencia en el debate y que pase por presupuesto. Y que con los proyectos que piden el aborto se trate en simultáneo el de la protección a la mujer embarazada y al niño por nacer, porque de eso estamos hablando”.

Pidió, por favor, coherencia. “¿O el interés es sólo el de matar a los niños pobres para achicar la pobreza?”.

via: http://www.aica.org

Dejar una respuesta