El exministro de Economía, Ricardo López Murphy, analizó el rumbo de la economía, se mostró cauteloso ante el crecimiento de los créditos hipotecarios, se manifestó a favor de una reforma laboral, calificó las metas de inflación del Gobierno como “incumplibles” y castigó a la oposición por sus reclamos en torno a las tarifas.

Créditos hipotecarios

López Murphy relativizó las ventajas de los créditos hipotecarios, cuyo volumen se robusteció significativamente en los últimos meses, al afirmar que el precio de las viviendas está sobrevaluado y que las tasas de los préstamos son “altas”.

“Como no hubo crédito durante muchos años, la demanda sobre los objetos del crédito, es decir las propiedades, es muy alta y hace que los precios sean exacerbados. Un problema es que se compra caro. Eso hace que el precio de la propiedad no suba con la deuda y eso es un costo. El segundo problema es que la tasa es alta. Esas cosas ocurren actualmente y yo sería cauto a la hora de pedir un crédito”, señaló en diálogo con Animales Sueltos.

Y sentenció: “El crédito hipotecario que hay en Argentina es de un 4 o 5% del que hay en Chile, corregido por el tamaño del país”.

Reforma laboral

En otro orden, López Murphy puso de manifiesto la necesidad de una reforma laboral que abarate los costos patronales y facilite la generación de empleo formal, a la vez que aclaró que los efectos no deberían ser retroactivos.
“Entre el último trimestre de 2016 y el último trimestre de 2017 creció 4% el empleo, un número impresionante. Pero el segmento que más creció es el empleo de baja calidad, porque es muy costoso emplear bajo reglas formales”, consideró.
Y concluyó: “La pregunta que hay que hacerse es cómo hacemos
para generar empleo adicional, porque la reforma no aplica a los que ya tienen empleos. No se pueden cambiar las reglas para atrás”.

Tarifas e inación

Por otro lado, el exministro de Economía cuestionó a Cambiemos al considerar que en su asunción poseía un diagnóstico “demasiado optimista” respecto de los indicadores económicos heredados del kirchnerismo.
“El Gobierno tenía un diagnóstico demasiado. Se decía que se iba a bajar la inflación fácilmente y que iba a venir una lluvia de inversiones. Había una actitud de subestimación de las consecuencias de la herencia kirchnerista”, señaló.
Si bien López Murphy, que estuvo a cargo de la cartera de Economía durante marzo de 2001, consideró que el Gobierno realiza “planes fantasiosos”, señaló que la oposición “es más fantasiosa” que el oficialismo y fustigó duramente el proyecto del massismo que busca retrotraer y congelar el precio de las tarifas de los servicios públicos.
“La oposición presentó un proyecto para retrotraer y congelar las tarifas a los valores de principios de 2017. ¿Quién paga eso? Estas cosas mágicas llevan a esa pregunta, es fantasioso pensar que alguien va a venir a rescatarnos. Tendemos a hacer planes fantasiosos. El Gobierno tiene un problema en ese sentido, pero la oposición es más fantasiosa que el Gobierno. Hay una crisis del sistema político”, sostuvo.
En ese sentido, López Murphy aseveró que las metas de inflación estaban “divorciadas de las posibilidades” y que “no son cumplibles”.
“Las metas que pusieron estaban divorciadas de las posibilidades. No son metas cumplibles. Eso parte por infundir expectativas en una sociedad que estaba agobiada. Pero el costo de generar ese clima más auspicioso es perder credibilidad”, dijo.

Dejar una respuesta