“En las villas hay mucha ausencia del Estado, de la sociedad civil organizada. Cada barrio debería tener las tres C: capilla, club y colegio”.

“Un pibe consumiendo paco es un golpe bárbaro. Siento impotencia ante la ausencia del Estado. En el Sedronar entendieron esta nueva realidad. Nos ocupamos y ante una situación compleja dimos una respuesta compleja. Se mejoró pero falta mucho. El narcotráfico está instalado en la Argentina”.

“Hay que ser progresista en serio. En la Argentina hay que pensar en el otro también no solo en las libertades nuestras porque nuestras libertades pueden convertirse en una esclavitud para el otro. Eso no es progresismo, es individualismo muy grande y es pensar en la felicidad de uno con una visión muy reducida de la realidad. El gran pecado de la sociedad es el individualismo”.

“Nosotros no tenemos complicaciones con el tema de los abusos. La mejor manera es ser naturales y responsables en lo que hacemos, una vida común y corriente. Hoy en día a cualquiera que trabaja con chicos le pueden inventar algo de eso. Es una forma de dispararte un tiro, te mata sin balas”.

“Vivimos una época donde no se hablan los temas más importantes. En las elecciones se habla de imagen y no de propuestas, vemos fuegos artificiales y los temas importantes no se debatan y cuando se debaten son superficiales. El mundo de la villa es distinto al de estos debates”.

“La amenaza que sufrí en la Villa 21 fue por un documento de las drogas en las villas. Estaban despenalizada en los barrios y los jóvenes estaban cada día peor, y encima el paco. Me amenazaron personalmente por presentarlo en los medios. Después me llegaron cartas y mensajes. Me amenazaron con matarme. El periodismo me blindó, me protegió”.

“No creo que la pobreza haya bajado, hay una pobreza estructural en la Argentina, está consolidada y resulta difícil salir. No hay puestos de trabajo, no se genera empleo, la gente vive en situación de precariedad y encima aumentan la tarifas y hay descontrol de precios. Lejos de disminuir, creo que aumentará. Las estadísticas no responden a la realidad de las villas”.

“La gente en las villas es muy solidaria y conservan las riqueza culturales que se perdieron en zonas más individualistas. Además, hay fuerte sentido de superación y ante esto se pelea y se va para adelante”.

“Ocuparse del pobre es el Evangelio puro. La religión bien vivida es transformadora de la sociedad y el trabajo de la Iglesia sin fanatismo y transformó los barrios”.

“El gobierno de Macri es bastante capitalista pero tiene la fortaleza de mantener los planes y convenios con asociaciones para mantener esta situación dramática que vive en esta área de exclusión que es el 30 por ciento. Estas políticas en donde la industria nacional no tiene fuerza ni apoyo y los aumentos del 40 y 50 por ciento no son el camino que necesita el pueblo”.

“A Vidal la conozco desde la Ciudad, fue muy cercana a la realidad de las villas. Creo que hoy lo que se vive en la Provincia de Buenos Aires es grave a todo nivel pero tampoco es parte de este tiempo sino que es estructural”.

“En esta situación de hoy no sirve despenalizar el consumo, que es el último capítulo de un libro. Antes debemos trabajar en la educación, en la atención y en la contención de los chicos”

“Con el villero encontramos xenofobia e ignorancia y a los que trabajamos y vivimos en las villas nos cuestionan y nos dicen de todo”.

Dejar una respuesta