La jueza federal María Romilda Servini concedió ayer la apelación a la intervención del Partido Justicialista, aunque decidió mantener al sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo al frente.

El tema quedó, así, en poder de la Cámara Nacional Electoral que deberá resolver si ratifica o rectifica lo dispuesto por la magistrada. “Tal vez, dentro de algunos días, cuando la causa llegue, la circunstancia pueda ser igual o distinta a la actual. En ese momento nos abocaremos a estudiarla y después resolveremos”, dijo ayer el presidente de la Cámara Electoral, Alberto Dalla Vía, en un intento por poner paños fríos sobre las definiciones en torno al futuro del PJ nacional.

“Como juez de esta cámara aprendí a esperar a que llegue el expediente. Cuando llegue el expediente lo leeré y veré lo que dice”, dijo ayer Dalla Vía, en declaraciones a la prensa luego de la presentación de un acuerdo para la organización del próximo debate presidencial.

Al ser consultado por el futuro de la causa, el camarista señaló: “Tenemos una responsabilidad pero no voy a generar un debate anticipado ni a establecer una preocupación anticipada porque se corre el riesgo de perder la energía”. Además, Dalla Vía se mostró inquieto por la situación y manifestó que “todo lo institucional nos preocupa porque el Partido Justicialista es un partido muy grande y lo vamos a mirar con atención”.

El titular desplazado del PJ, José Luis Gioja, se notificó de la aceptación de la apelación presentada ante el juzgado de Servini luego de que los apoderados del partido intervenido hicieran un pedido de “pronto despacho”, argumentando que el plazo que tenía la magistrada para decidir había caducado el lunes.

Según la jueza, no estaban dadas las condiciones que exigen la posibilidad de un “perjuicio irreparable” para los intervenidos pero, añadió, concedió la apelación para “asegurar el derecho del peticionante”.

El reclamo, que fue presentado el pasado 11 de abril por los representantes legales del justicialismo, solicitaba puntualmente que la apelación tuviera “efectos suspensivos”, lo que hubiera devuelto a Gioja a la conducción del PJ mientras la Cámara Nacional Electoral resolvía la cuestión. Pero Servini no aceptó el pedido en esos términos y concedió la apelación con “efectos devolutivos”, por lo que Barrionuevo conservará, por el momento, su puesto de interventor.

Con todo, con esta medida procesal, la jueza habilitó la revisión por parte de la Cámara Nacional Electoral, integrada por los magistrados Dalla Vía y Santiago Corcuera, quienes deberán definir si mantienen la intervención –con interventor incluido– o la dejan sin efecto. Antes de que el expediente esté en sus manos, los apoderados del PJ, Patricia García Blanco y Eduardo López, deberán presentar el escrito con los fundamentos de la apelación, respecto a los que los abogados de Barrionuevo, con Horacio Ferro a la cabeza, emitirán su opinión.

En los próximos días, tanto el fiscal federal con competencia electoral Jorge Di Lello –quien se mostró crítico con el fallo de Servini dado que no pidió su opinión, como es de estilo–, como las partes, Gioja, por un lado, y, por el otro, el sindicalista Carlos Acuña –que, junto a otros dirigentes sindicales, realizó el pedido inicial que desembocó en la intervención–, deberán sumar sus puntos de vista para que sean contemplados en la decisión de la Cámara.

Dejar una respuesta