Spotify se estrenó ayer en Wall Street con un valor un 25% superior al que tenía en el mercado secundario. El servicio de streaming musical empezó a cotizar en el parqué neoyorquino con un precio de 165,9 dólares la acción, lo que le dio una capitalización próxima a los 29.500 millones.

En el primer día de cotización cerró con un valor de 149,01 dólares, es decir, con una ganancia del 12,89 por ciento.

El gran reto ahora de Daniel Ek, su cofundador y consejero delegado, es demostrar que con sus resultados puede llevar la música también al oído de los inversores.

La tecnológica sueca optó por la colocación directa de acciones para su debut. El New York Stock Exchange fijó la primera indicación de precio en los 132 dólares el título antes de la apertura de la sesión. De ahí subió a una banda de entre 165 y 170 dólares la acción conforme llegaban las órdenes de compra de los inversores interesados por hacerse con una participación en la compañía.

Esta vez los inversores institucionales no tuvieron acceso preferente en el proceso. Así se dio la opción a los empleados y primeros accionistas a vender con libertad. El primer canje se hizo tras tres horas. El precio final está por encima del valor que tenían sus acciones en el mercado secundario, donde los títulos se cambiaron a entre 95 y 132,5 dólares en días pasados.

El de Spotify es el mayor estreno de una tecnológica tras Alibaba y Facebook, indica el diario El País. Por hacer las cosas diferentes, Ek se saltó incluso el ritual de participar en el tradicional toque de campana de apertura de la jornada bursátil y no hizo acto de presencia en el parqué mientras los agentes de Citadel Securities y Morgan Stanley afinaban el precio. La acciones bajaron luego a 155 dólares.

La única señal de que llegaba un nuevo miembro al club de las compañías cotizadas era la gran bandera con el símbolo de Spotify en verde sobre fondo negro que colgaba de las columnas en el pórtico del NYSE. La operación progresó con naturalidad pese a su complejidad, aunque durante unos 15 minutos estuvo ondeando por error la bandera de Suiza en lugar de la sueca.

Streaming

Spotify empezó a revolucionar hace una década el modelo de distribución de la música. La plataforma streaming cuenta actualmente con 170 millones de usuarios, de los que 75 millones pagan una suscripción. Registró un incremento del 46% en los abonados en un año y duplica a los que pagan por el servicio streaming de Apple. Este año espera elevarlos a 96 millones y generar ingresos de u$s6.500 millones, lo que representa un crecimiento del 25 por ciento.

La compañía, sin embargo, debe demostrar a los inversores que es rentable. Spotify acumula pérdidas de u$s2.800 millones en los últimos cinco años y anticipa pérdidas operativas próximas a los u$s250 millones en 2018. Este negativo se explica por el alto costo que paga por los derechos para distribuir la música y la expansión de su servicio.

Spotify llegó al New York Stock Exchange sin necesidad de dotarse de liquidez, por eso no emite nuevas acciones. Cuenta con u$s1.300 millones en efectivo, no tiene deuda (la convirtió en acciones para los inversores) y tiene un flujo de caja positivo.poti

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here